CLÁSICA

Inmortal y áurea

Las Orquesta Sinfónica de Madrid interpreta la Novena Sinfonía de Beethoven en el Audiotorio Nacional

El director Pablo Heras Casado, el jueves en el Teatro Real.
El director Pablo Heras Casado, el jueves en el Teatro Real.CARLOS ROSILLO

En la historia del estreno de aquella última sinfonía de Beethoven, hay tanta fantasía y leyenda como realidad. El proceso creativo de aquella última gran pieza del genio de Bonn y su posterior estreno en un teatro que quedó embelesado por la poderosa presencia de una pieza que parecía compuesta por un espíritu más que por un hombre, ha fascinado a poetas, escritores y cineastas. Más y más revisiones se han hecho sobre aquellos días, sobre el carácter que tomó al compositor y sobre su sordera, por supuesto. Pero pasados los siglos, la gran verdad inmutable es la que permanece tan fresca como el primer día en la Novena Sinfonía.

Como suele ser una tradición en Navidad, la última sinfonía de Beethoven vuelve a las salas madrileñas, en esta ocasión de la mano de la Orquesta Sinfónica de Madrid dirigida por un siempre vibrante Pablo Heras-Casado. En esta ocasión, el conjunto del foso del Teatro Real sale de la Plaza de Oriente para revivir a Beethoven en el Auditorio Nacional el próximo jueves. La presencia en el concierto del Coro Nacional de España, que vive uno de sus mejores momentos, es otro aliciente crucial para no perderse esta revisión de la obra.

La Novena es una de las obras más interpretadas el mundo y está reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los más metafísicos dicen que esta pieza, evocadora por música y letra a partes iguales, tiene un poder secreto inexplicable, que es capaz de sanar el alma, como decía Ainhoa Arteta —que aseguraba que al escucharla alargaba el brazo y sentía que podía tocar la mano de Dios—. Por eso siempre hay que volver a ella, y más si es con las condiciones con las que se presenta en el Auditorio Nacional.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50