El 25% de los menores de 15 años ya ha tenido sexo

Los jóvenes tienen relaciones antes pero son incapaces de gestionar las emociones que suponen

Taller de sexualidad en una escuela de Barcelona.
Taller de sexualidad en una escuela de Barcelona.Carles Ribas

Los 14 años —tercero de la ESO o lo que antaño era primero de BUP— es la edad media a la que pierde la virginidad uno de cada cuatro chavales. Según un estudio de la organización SIDA ESTUDI, que encuestó a 450 adolescentes catalanes de entre 14 y 15 años, el 25% de los chavales que están en el segundo ciclo de la ESO ya han tenido algún tipo de relación sexual (sexo oral, masturbación a otro, penetración anal o vaginal). El informe refleja que se mantiene la tendencia precoz que recoge la literatura científica en los últimos años pero añade un apunte: pese a iniciar sus relaciones sexuales de forma más temprana que otras generaciones, son incapaces de gestionar situaciones afectivo-sexuales.

A modo de ejemplo: los chavales están concienciados con la importancia de uso del preservativo en sus relaciones sexuales (el 87% lo utiliza siempre en la penetración vaginal), sin embargo, ante un escenario hipotético en que una pareja ocasional le pide practicar sexo sin preservativo, el 66% de las chicas responde que “no haría nada y se pondría a ver una película” y el 14,2% de los chicos accedería a tener esas relaciones de riesgo. “Los chavales tienen muchas dudas sobre temas relacionados con el placer y la gestión emocional de las relaciones, lo que influye para negociar, por ejemplo, el uso del preservativo. No tienen habilidades sociales para determinadas situaciones”, explica el responsable de SIDA STUDI, David Paricio, que se encarga de realizar talleres y charlas de prevención y atención a la salud sexual en los colegios catalanes.

La radiografía que hace SIDA STUDI muestra que el 25,7% de los chavales no han tenido ningún tipo de contacto sexual (ni masturbaciones a otros, ni sexo oral, ni besos y caricias, ni relaciones sexuales con penetración anal o vaginal). Sin embargo, el 24,7% ha practicado sexo oral y el 19% ha tenido sexo con penetración. Aunque este dato no sería extrapolable porque no todos los encuestados contestaron a la pregunta, el estudio muestra que la media de edad de inicio de relaciones sexuales con penetración vaginal ronda los 14 años en los dos sexos.

Con todo, los expertos inciden en que lo preocupante no es tanto la edad de inicio de las relaciones sexuales sino las herramientas para saber desenvolverse en un contexto afectivo-sexual. Paricio critica la escasa educación sexual que reciben los chavales. “Cuanto nos ven, los chicos piensan ‘ya están aquí los de los condones’. Ellos ya saben para qué sirven un preservativo pero no saben nada de gestión de conflictos”, señala.

De hecho, las principales fuentes de información a las que acuden los jóvenes para abordar cuestiones de sexualidad son la familia e Internet. Especialmente este último soporte ha aumentado mucho entre este estudio y el anterior que también realizó la misma organización: el porcentaje de chicos que acudían a internet para informarse sobre sexualidad pasó del 42% al 76%, mientras que en el caso de las chicas pasó del 13% al 23%. “Internet deja la gestión del placer en manos del porno, lo que genera unas expectativas que no se van a cumplir y dejan toda la gestión emocional a unos actores”, lamenta Paricio.

Roles de género

El estudio también constata que persisten los estereotipos de género. “Lo hemos visto y nos preocupa. De hecho, la violencia machista es el eje transversal de nuestras intervenciones. Los chicos parten de una posición de poder”, apostilla Paricio.

Alrededor del 50% de los chavales encuestados respondieron estar de acuerdo con la afirmación de que “aunque no lo quieran reconocer, las mujeres se sentirán más atraídas por hombres fuertes y viriles”. Uno de cada cinco chavales también están bastante de acuerdo con que "en general, si una mujer no está casada ni vive en pareja suele ser porque no ha encontrado a ninguno que se haya enamorado de ella".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS