Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Jonquera: punto negro de la falsificación en Europa

La macrooperación policial desarticuló una red criminal que movía “cifras alarmantes”, según los investigadores

El material intervingut.

La macro operación policial llevada a cabo a finales del mes pasado en la Jonquera terminó con uno de los “puntos negros” de falsificación más grandes de Europa, según el Cuerpo Nacional de Policía, la Agencia Tributaria, la Policía Portuguesa y la Europol. La operación se saldó con 71 detenidos (de los siete jefes, tres siguen encarcelados y cuatro quedaron en libertad tras pagar la fianza), 41 registros y 264.980 productos incautados valorados en 8 millones de euros. Los investigadores calculan que en tres años esta organización había blanqueado más de 9 millones de euros, lo que califican de “cifras alarmantes”.

La Inspectora Jefe de la Unidad de delitos contra la Propiedad Industrial e Intelectual del Cuerpo Nacional de Policía en Madrid, Mónica Dopico, ha asegurado durante la presentación de la operación este viernes que “la Jonquera había sido objetivo durante años” pero que hasta ahora la “estrategia utilizada era ineficaz”. “Veníamos tras una denuncia, hacíamos las inspecciones y nos marchábamos”. Al constatar que el delito mueve mucho dinero la policía ha “apostado por un planteamiento más ambicioso”.

Durante la investigación, iniciada en 2013, fue detectada una estructura jerárquica “atípica”. “No hay un líder claro de la organización, es una estructura horizontal dividida en tres grupos coordinados entre ellos, que comparten almacenes, sistemas de blanqueo de capitales y de provisión de fondos y de productos”.

Dopico ha explicado que actualmente los falsificadores importan el producto de China, Turquía o Portugal y estampan la marca en territorio español. De momento, las 34 tiendas precintadas siguen cerradas "por la autoridad judicial”. Y tres de los cabecillas permanecen entre rejas con “lo difícil que es que un juez decrete prisión por delitos contra la propiedad industrial”.

Por su parte el jefe de la Unidad de delitos contra la propiedad industrial e Intelectual de la Europol, Chris Vansteenkiste, ha confirmado que se trata de “uno de los principales puntos negros de distribución de artículos falsificados", que siempre están "en un lugar fronterizo”. En muchas ocasiones, asegura “los beneficios del comercio de falsificaciones son mayores que en el tráfico de drogas”.

Los casi 265.000 productos, entre ropa, gorras, gafas, bolsos, perfumes y calzado serán destruidos, porque no han podido quitar las marcas para donarlos. 

Por su parte el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha destacado que “con esta operación se ha conseguido dar un golpe a aquellos que están trabajando contra la economía española, porqué las falsificaciones y la piratería provocan en España una perdida anual de más de 8.800 millones de euros y la destrucción de 98.500 empleos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >