Cataluña tramita una ley de voto electrónico para residentes en el extranjero

La Generalitat espera que pueda aplicarse al referéndum sobre la independencia que Puigdemont ha prometido celebrar

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el vicepresidente, Oriol Junqueras. EFE

El Parlament está tramitando una ley que permitirá el voto electrónico para los catalanes residentes en el extranjero. De esta manera, Cataluña pretende combatir los efectos de la norma vigente desde 2011 que supuso un fuerte descenso de la participación tras una reforma que también apoyó CiU. La ley catalana solo afectará a las elecciones autonómicas, aunque la Generalitat espera que entre en vigor antes del verano y pueda aplicarse también al referéndum sobre la independencia que Carles Puigdemont ha prometido celebrar en septiembre del próximo año.

Más información

En las últimas elecciones catalanas de 2015 solo pudieron votar 14.781 catalanes residentes en el extranjero de un censo total de 196.065. La cifra supone solo un 7,5% del censo, mientras que en las elecciones generales de 2008, antes de la reforma legal, por ejemplo, pudo votar el 28% de ese censo.

Garantizar la privacidad

El Parlament aprobó el pasado 30 de noviembre el proyecto de ley que ahora pasará a comisión para iniciar el trámite preceptivo. El PP y Ciudadanos presentaron dos enmiendas a la totalidad que fueron rechazadas por el resto de formaciones políticas. El argumento de esos dos partidos es que la ley supone una invasión de competencias que corresponden exclusivamente al Gobierno central y el temor a que el proyecto se haya hecho pensando en el referéndum secesionista.

Cataluña es la única comunidad autónoma que no dispone todavía de una ley electoral propia y que se rige en todas las convocatorias por lo que dispone la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG). El proyecto que tramita el Parlament prevé que una vez convocadas las elecciones autonómicas, los residentes en el extranjero podrán optar por votar a través de Internet y para ello se registrarán en un portal específico.

Después de validarse su identidad, el elector recibirá unas contraseñas para garantizar la privacidad de su voto, que podrá ejercer a través de un ordenador, un teléfono móvil u otro dispositivo durante el período que habilita la ley para que voten los residentes en el extranjero. El voto quedará custodiado en una urna electrónica hasta el día del escrutinio general.

El proyecto también regula la protección de los datos personales y las garantías de que se trata de un procedimiento secreto, fiable y transparente.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50