Puigdemont convoca una cumbre por el referéndum para calmar a la CUP

Los integrantes del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir participarán en la reunión

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. En vídeo: El ministro de Justicia español, Rafael Catalá, responde a Puigdemont.QUIQUE GARCÍA (EFE) | ATLAS (atlas)

La convocatoria de la cumbre a favor del referéndum era uno de los compromisos que adquirió el Gobierno de la Generalitat tras el debate de política general que finalizó el 6 de octubre y que definió el nuevo calendario de Junts pel Sí y la CUP para llevar a Cataluña hacia una hipotética independencia. Hasta ahora habían transcurrido dos meses de aquel acuerdo sin que Puigdemont moviera pieza. Lo ha hecho este jueves, justo el día después de la visita de Soraya Sáenz de Santamaría a Barcelona.

Más información

La vicepresidenta se reunió el miércoles con diversos empresarios así como con Miquel Iceta, primer secretario del PSC, e Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña. En esa entrevista, Iceta recordó al Gobierno las actuaciones que tiene pendientes desde hace años en Cataluña, como el traspaso de Rodalies (Cercanías), el corredor ferroviario del Mediterráneo o un nuevo sistema de financiación.

La resolución que pactaron Junts pel Sí y la CUP hace dos meses y que había caído en el olvido instaba al Govern a “convocar de forma inmediata” esa cumbre por el referéndum. Los anticapitalistas han venido reprochando desde entonces a Puigdemont que no visualizara su compromiso con el referéndum, que el president aseguró que convocará en 2017 haya o no acuerdo con las instituciones del Estado. El Ejecutivo catalán, sin embargo, vinculaba la cumbre a la aprobación de los Presupuestos.

La CUP no ha anunciado aún el sí a las cuentas y ha vertido alguna crítica tras conocer el proyecto que tramita el Parlament, aunque se da por hecho que los anticapitalistas permitirán finalmente su aprobación. Precisamente la cumbre del próximo día 23 se celebrará el día después de que finalice el debate parlamentario en el que se prevé que Junts pel Sí y la CUP sumen sus diputados para aprobar la tramitación de las cuentas.

El documento incluye dos partidas que suman 5,8 millones de euros para “procesos participativos” que podrían destinarse a los gastos derivados de la organización del referéndum. El PP, Ciudadanos y el PSC han reclamado en vano que se frene la tramitación del proyecto porque en su opinión podría contravenir una sentencia del Tribunal Constitucional: este advirtió el pasado julio a la Mesa del Parlament de que no siguiera adoptando acuerdos que desarrollen la declaración soberanista del 9 de noviembre de 2015 anulada por el tribunal.

Una fotografía

La cumbre por el referéndum será un acto al que asistirán decenas de personas y en el que no se adoptará ninguna medida concreta, más allá de la fotografía de rigor y la visualización de que ese objetivo es secundado por amplios sectores políticos, económicos y sociales de Cataluña.

Será una reedición del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir que en su día convocó Artur Mas como muestra de la unidad política del soberanismo a favor de la consulta del 9-N de 2014. A esa cita acudieron entonces representantes de todos los partidos salvo PP, Ciudadanos y PSC, así como UGT y CC OO y entidades de diverso signo.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción