Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulada la mayor distribuidora de material para el ‘Top Manta’ en Barcelona

La cúpula de la organización criminal estaba formada por personas de origen español y el líder es un extrabajador del Port vecino de Òrrius

Policías y manteros discuten en el Besòs.
Policías y manteros discuten en el Besòs.

La Guardia Urbana de Barcelona junto con Vigilancia Aduanera de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria iniciaron el pasado mes de marzo una investigación que ha concluido con la desarticulación de la mayor red de producción y distribución de productos falsificados de venta en el top manta. Una organización piramidal con las funciones totalmente jerarquizadas. Por un lado la cúpula formada, por personas de origen español, que adquirían y producían el material. Los distribuidores de los textiles eran de origen marroquí mientras que los vendedores finales, que no pertenecían a la red, son de origen senegalés. Ambos cuerpos policiales, junto con las policías locales de Barcelona y Mataró, han detenido a nueve personas y 17 más han resultado imputadas.

El cabecilla de la organización es un extrabajador de una empresa de transportes que trabajaba a diario en el Port de Barcelona. Un, a priori, humilde empleado que pasó de la noche a la mañana a realizar sus propias importaciones de material textil. Importaciones legales de ropa que no tenía ningún tipo de logo o marca y que el individuo cada vez compraba en mayor cantidad. Sin haber alcanzado la edad, el trasportista decidió jubilarse pero siguió importando ropa. El volumen de negocio que realizaba este vecino de Òrrius (Maresme) hizo saltar las alarmar a los agentes de Vigilancia Aduanera de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria.

Paralelamente, el pasado marzo, la Guardia Urbana de Barcelona iniciaba una investigación con el objetivo de descabezar las organizaciones criminales que abastecen a los manteros que venden en las zonas portuarias de la ciudad. Los agentes estiraron del hilo y toparon con el mismo vecino de Òrrius. Ambos cuerpos aportaron toda su investigación al Juzgado de Instrucción número 32 de Barcelona.

El intendente de la Guardia Urbana, Joan Rodríguez, asegura que la investigación fue compleja: “Primero averiguamos quiénes están distribuyendo y que lugares eran los habituales de reposición. Nos dimos cuenta que la red trabajaba como un gran empresa”.

El jefe de la organización y sus colaboradores cercanos producían ropa bajo demanda. Tenían siete talleres textiles y una imprenta gráfica en Mataró con la que confeccionaban etiquetas, cajas, bolsas de embalaje y donde se plagiaban las piezas hasta el mínimo detalle incluido los botones.

Según Rodríguez, las falsificaciones eran de tan alta calidad que prácticamente “eran iguales a las originales, y algunas de ellas difíciles de encontrar en el mercado negro lo que ocasionó una gran demanda de productos por parte de los vendedores”.

El pasado 24 de noviembre, más de 200 agentes de Guardia Urbana de Barcelona, Vigilancia Aduanera y las policías locales de Badalona, l’Hospitalet de Llobregat y Mataró registraron 15 inmuebles entre los que se encontraban domicilios particulares, siete talleres textiles y una imprenta.

En la operación decomisaron 118.000 productos falsificados valorados en cuatro millones de euros, 12 planchas capaces de falsificar primeras marcas y 32 máquinas de confección y bordado industriales valoradas en más 200.000 euros además de software para la fabricación de logotipos.

El comisionado de seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Amadeu Recasens, ha asegurado que la colaboración de los cuerpos policiales ha permitido descabezar una organización criminal que es lo que “interesa a los agentes de la Guardia Urbana de Barcelona”.

El intendente Rodríguez no ha podido asegurar si los manteros se han quedado sin suministro pero “esperemos que esta operación les afecte al abastecimiento en la campaña de Navidad que ahora comenzamos”.