Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Parques

Carmena abre al público la Quinta de Torre Arias

La presión de los vecinos frustró la demolición de varios edificios y la cesión de la finca a una entidad privada

Vecinos visitando la Quinta de Torres Arias este domingo, tras su inauguración.
Vecinos visitando la Quinta de Torres Arias este domingo, tras su inauguración.

Tras las tapias de la calle de Alcalá se ha ocultado durante décadas la Quinta de Torre Arias, un pulmón verde en pleno casco urbano. Este domingo, la alcaldesa Manuela Carmena lo ha abierto al público, como demandaban los vecinos. Fue la presión de estos, organizados en una plataforma, los que consiguieron anular la demolición de varios edificios y la cesión de la finca a una entidad privada, como pretendía la anterior regidora, Ana Botella. "Ya lo tenemos", ha celebrado el presidente de la plataforma vecinal, Andrés Cabrera, mientras una multitud desafiaba la lluvia y el barro y se adentraba en la finca para conocerla.

"La Quinta no es un parque más. Es un parque que tiene una historia maravillosa", ha subrayado la alcaldesa ante una gran expectación. Tanta, que le ha sido prácticamente imposible pasear por el camino delimitado por cuerdas para las visitas. Estas ya se producían los fines de semana, aunque estaban acotadas a un grupo reducido y sujetas a ciertas condiciones de seguridad. A partir de ahora se pueden visitar, ya sin cita previa y gratis, más de la mitad de las 17 hectáreas que conforman esta finca del siglo XVI. Abrirá todos los días (excepto los lunes) de 10.00 a 17.30. La zona, en el distrito de Canillejas, atesora un gran valor histórico y paisajístico. Para Carmena supone una "representación viva" de la historia de la ciudad. Ha agradecido particularmente la labor de los vecinos, que se opusieron a que manos privadas dispusieran de los terrenos: "Esto es algo que habéis hecho vosotros".

El Ayuntamiento de Madrid heredó la finca en 2012, tras la muerte de la condesa de Torre Arias, Tatiana Pérez. La aristócrata mantenía el usufructo de los terrenos, pero había entregado su propiedad al Consistorio en 1986 en virtud de un acuerdo por el que el entonces alcalde, el socialista Enrique Tierno Galván, le permitía explotar otros terrenos próximos. El gobierno municipal del PP aseguró que el parque estaba en buen estado de conservación y comenzó a estudiar su uso futuro. Poco después admitía que tanto jardines como edificios se encontraban en un estado lamentable y que constituían un peligro para la seguridad en caso de ser abiertos al público. En julio de 2014, el Ayuntamiento aprobó un Plan Especial de Protección y Ordenación que contemplaba la demolición de varios de sus inmuebles. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) lo anuló definitivamente en marzo de 2016.

El equipo de Ana Botella (PP) estudió durante meses la posibilidad de ceder la gestión de los terrenos a la Universidad de Navarra, una entidad vinculada al Opus Dei. Esta pretendía desarrollar sus cursos de posgrado en la Quinta de Torre Arias a cambio de su rehabilitación y cuidado. La idea contó con la oposición de sindicatos, partidos políticos y vecinos, que se negaron a aceptar la propuesta. Exigieron que los terrenos se convirtieran en un gran parque público a semejanza de la Quinta de Los Molinos y la del Capricho, ambos cercanos a este nuevo espacio. En febrero de 2014, los vecinos crearon una plataforma y, desde entonces, se manifestaron todos los domingos del año a las puertas de la finca.

El plan especial, en desarrollo

"No solo sorprende la maravillosa vegetación, también las edificaciones, que todavía no pueden ser disfrutadas, pero lo serán", ha certificado Carmena. Ya existen proyectos, pero es necesario rehabilitar los edificios, que se encuentran en mal estado y pueden suponer un riesgo para la seguridad. Isabel Rosell, edil del PP presente en la inauguración, denuncia que las condiciones de seguridad son las mismas que existían años atrás. Además, critica que el Gobierno municipal no haya ejecutado los 2,4 millones de euros de la partida presupuestaria destinada a este parque en 2016. Ahora Madrid explica que las labores de urgencia, como apuntalar el muro de acceso a los jardines históricos desde la calle de Alcalá, han sido abordados por otra área, y mantiene el compromiso de destinar más de dos millones para su "acondicionamiento" en los presupuestos del próximo año.

Manuela Carmena, durante el acto. ampliar foto
Manuela Carmena, durante el acto.

De momento no existe un plan especial para la finca, que es el que permite alterar la estructura y realizar obra nueva.  Estará listo a principios de 2017. Para mediados de año ya existirá un plan director del jardín para adaptar los proyectos. "Será un proceso participativo con la Junta Municipal y los vecinos", ha confirmado Santiago Soria, subdirector de Parques y Viveros del Ayuntamiento. Tampoco se han querido perder el acto los concejales socialistas. Entre ellos, su portavoz, Purificación Causapié, que ha destacado la importancia ciudadana, que ha luchado contra la especulación de los terrenos. Y ha añadido: "Por cosas como estas apoyamos a Carmena en su investidura, para recuperar espacios para los vecinos".

Leoncio Pinilla, de 71 años, vive apenas a 100 metros del nuevo parque. Como varios centenares de vecinos, unos con bastones, otros con carritos de bebé, ha desafiado al mal tiempo para conocer qué esconde la finca. "Tengo curiosidad por ella desde que era pequeño". Quiere agradecer a la alcaldesa, dice, que desde ahora puedan disfrutar "una joya" como la Quinta de Torre Arias. Durante su paseo, se encontrará con más de 51 especies de árboles, algunos excepcionales como una encina con más de 300 años. "Va a ser un gusto venir cada día por aquí", ha resaltado Antonio Ruiz, un jubilado que lleva involucrado en la plataforma la Quinta desde que esta comenzó a funcionar.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram