Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Garganté indigna al PSC por un tuit sobre Ernest Lluch

El concejal de la CUP admite que afirmar que los socialistas “no eran monjas de la caridad” fue “desafortunado”

Josep Garganté, regidor de la CUP en Barcelona.
Josep Garganté, regidor de la CUP en Barcelona.

El concejal de la CUP en el Ayuntamiento de Barcelona Josep Garganté indignó ayer al PSC a propósito de un tuit en el que se refería al ex ministro socialista Ernest Lluch, asesinado por ETA hace 16 años, en el que afirmaba que los socialistas “no eran monjas de la caridad”. Tras exigir el jefe de filas del PSC en el consistorio, Jaume Collboni, una rectificación a Garganté, éste admitió que el redactado de su mensaje fue “desafortunado”.

Todo empezó con un tuit de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, en el que recordaba el asesinato del ex ministro de Sanidad: “Hace 16 años ETA asesinó a un hombre comprometido y querido, en Barcelona y en todas partes. Ernest Lluch, siempre en nuestra memoria”, expresó por la mañana. Garganté respondió a Colau y le dijo: “Y del PSC-PSOE”, adjuntando una foto del político con dirigentes socialistas como Alfonso Guerra o el ex presidente del Gobierno español Felipe González.

A la conversación en la red social se añadió el usuario @pendenciero_man, que preguntó: “¿Y con eso qué cojones quieres decir?”. A lo que Garganté respondió: “Pues que era del PSC-PSOE, que no eran, por cierto, las monjas de la caridad precisamente”, un comentario al que adjuntó una foto de González en 2003 arropando al exministro José Barrionuevo y al ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera el día que entraron en la cárcel de Guadalajara, para cumplir condena por el secuestro de Segundo Marey.

Tras exigir Jaume Collboni una “rectificación pública inmediata”, Garganté admitió que su tono fue “desafortunado” y añadió que “no pretendía ofender a amigos y familiares de Ernest Lluch ni justificar su asesinato, sino criticar la guerra sucia”.

El líder municipal del PSC manifestó que Lluch “murió a manos de ETA por reivindicar y defender el diálogo hasta las últimas consecuencias”. “Gracias a la lucha de muchos y muchas socialistas como Ernest Lluch, el señor Garganté puede sentarse en el plenario participando de un Estado de derecho libre del terrorismo de ETA”, añadió Collboni.