Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santamaría y Millo prometen “diálogo” para abordar la cuestión catalana

La vicepresidenta llama desde Barcelona a todas las administraciones a "ser parte de la solución"

Soraya Sáenz de Sanatmaria y Enric Millo este lunes.rn
Soraya Sáenz de Sanatmaria y Enric Millo este lunes.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha abogado este lunes en Barcelona por “construir diálogo y consensos en el marco constitucional” y reclamó “lealtad institucional” a las Administraciones. “El futuro no se afronta buscando en los demás el origen de los problemas, sino tratando de hacerles partícipes de las soluciones”, ha añadido Santamaría en un acto institucional en el que ha mostrado la cara más dialogante del Gobierno para encarar la cuestión catalana.

Soraya Sáenz de Santamaría ha pronunciado estas palabras en el acto de juramento de Enric Millo como nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, en sustitución de Llanos de Luna. Dos perfiles que nada tienen que ver: uno, conciliador y dialogante; la otra, representante de la línea dura contra el independentismo que se ha traducido en la interposición de más de 400 litigios contra Ayuntamientos catalanes por decisiones relacionadas con el proceso soberanista, según cuantifican las entidades que secundan la secesión.

La vicepresidenta ha definido a Millo como “una pieza clave y crucial en el tiempo que se abre”, lo que se interpretó como un intento de tender la mano para afrontar el proceso secesionista. Así lo ha entendido también una parte del Gobierno catalán, que mostró su confianza en que la llegada de Millo propicie “cambios” en las relaciones entre la Administración central y autonómica y facilite el “diálogo institucional”, según ha asegurado la consejera de la Presidencia de la Generalitat, Neus Munté.

Esquerra Republicana, por el contrario, consideró que ese nombramiento es una “operación de maquillaje”. Por su parte, Marta Pascal, coordinadora del Partit Demòcrata Català, ha asegurado que "la voluntad de diálogo del Estado solo será real si se cumplen los acuerdos y se deja de perseguir la democracia". Para el PSC, el talante y la trayectoria de Millo pueden ayudar a favorecer la relación de la Generalitat con el Gobierno, ha asegurado el secretario de Organización de los socialistas catalanes, Salvador Illa.

El representante de la Generalitat en el acto ha sido el consejero de Relaciones Institucionales, Raül Romeva, quien no ha aplaudido a la vicepresidenta. También han asistido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que sí lo hizo, y representantes de diversos partidos, entre ellos el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, así como el portavoz de Catalunya sí que es Pot, Joan Coscubiela, así como Lluís Corominas, vicepresidente primero del Parlament, de Junts pel Sí, que tampoco ha aplaudido.

“Quiero que Enric Millo sea todavía más ese cauce de comunicación constante entre la sociedad catalana, entre todos los catalanes y el Gobierno de España”, ha insistido Santamaría, quien ha reclamado al nuevo delegado que se convierta en “los ojos, los oídos, la mano derecha e incluso la izquierda del Gobierno del Estado en Cataluña”, en beneficio del diálogo y entendimiento.

Las alusiones a la situación política catalana han sido más directas en las palabras de Millo, quien ha prometido un “diálogo constructivo para superar las actitudes excluyentes” y ha pedido que se piense en “los verdaderos intereses de los catalanes sin renunciar cada uno a sus convicciones”.

En otro momento de su discurso, Millo ha prometido mano tendida a todo el mundo, y se dirigió a la Generalitat y los Ayuntamientos con la voluntad de “sincero diálogo” para “reducir” las distancias y “potenciar” lo que les une. “Distensionar el clima político sin renunciar a nuestros principios”, ha señaldo como objetivo el nuevo delegado del Gobierno en Cataluña.

Más información