Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid cambia los anclajes y los GPS de 2.028 bicicletas tras adquirir BiciMad

Las modificaciones técnicas también incluyen mejoras técnicas de las 165 estaciones

Estacion de BiciMad casi sin bicis en la calle de Alcalá, a la altura de la Casa Arabe.

El Ayuntamiento anunció en septiembre que compraba el servicio de alquiler de bicicletas BiciMad por 10,5 millones. La empresa que lo gestionaba (Bonopark), debido a los robos y daños sufridos, perdía 300.000 euros mensuales, además de tener que abonar al Ayuntamiento dos millones al año por la concesión. El Consistorio ha decidido ahora, cuando ya es propietario, cambiar los GPS de las 2.028 bicicletas y reforzar la seguridad de las 165 estaciones de recarga. Las primeras pruebas, realizadas en la calle de Columela, señalan que el porcentaje de fallos de los anclajes de recarga ha bajado del 20% al 4%.

El servicio de BiciMad fue adjudicado por el anterior equipo de gobierno, con Ana Botella a la cabeza (PP), a la empresa Bonopark. La concesión municipal era por un periodo de 12 años y un ingreso en las arcas municipales de 25 millones en este tiempo, unos dos millones al año. La ganadora añadió una mejora (motores eléctricos) que no tenían sus competidores y que no estaban en los pliegos administrativos, por lo que no le supuso mejor puntuación en la adjudicación.

El servicio siempre ha sufrido numerosas críticas de los usuarios, que se han quejado de la falta de vehículos y de las complicaciones que suponía el darse de alta o poder anclar las bicis con sencillez, además de la baja calidad del servicio cuando la demanda era muy alta en determinadas fechas o fines de semana. Así lo reveló, además, una auditoría municipal.

El servicio empezó en las calles más céntricas de la capital, para ampliarse de forma paulatina a otros barrios. Comenzó con 1.560 bicis y 3.120 puntos de anclaje distribuidos en 123 estaciones. La ampliación supuso que se llegara hasta los 2.028 vehículos y los 4.128 puntos de recarga en 165 estaciones. Pero la adjudicataria se quejó pronto de que sufría numerosos actos de sabotaje, de que los vehículos eran sustraídos y de que se vendían en páginas de Internet o se exportaban ilegalmente a otros países, donde eran objeto de tráfico ilícito.

La decadencia financiera de Bonopark fue de tal envergadura que pidió ayudas al Ayuntamiento para poder hacer frente a los 300.000 euros que tenía de pérdidas al mes. La nueva Corporación, con Manuela Carmena (Ahora Madrid) ya al frente, decidió rescatar la concesión y hacerse con todo el activo de la adjudicataria. Para ello tuvo que desembolsar 10,5 millones para hacerse con los equipos y las estaciones, además de los conocimientos comerciales y de explotación (know-how) de la compañía durante los próximos años. BiciMad se incorporó así a la EMT, que a su vez depende de la Concejalía de Medio Ambiente y Movilidad.

6,3 millones de usuarios acumulados

El servicio de bicicletas públicas de Madrid tiene más de 65.000 abonos mensuales. Su número ha ido creciendo de manera rápida desde su inauguración en febrero de 2015.

El área donde está implantado tiene su límite al norte en la plaza de Cuzco, al sur en el Matadero (plaza de Legazpi), al este por los paseos de la Florida y Moret y por el oeste en la calle del Alcalde Sainz de Baranda. Incluye los distritos de Arganzuela, Centro, Retiro, Moncloa, Chamberí, Salamanca, Chamartín y Tetuán.

Según los datos municipales hasta finales de octubre de este año, desde su puesta en marcha se han efectuado 6,32 millones de usos de las bicicletas, en su inmensa mayoría por los abonados (6,18 millones). En octubre las usaron 180.053 veces, mientras que en septiembre llegó a los 267.158.

El cambio de los dispositivos GPS de todas las bicicletas supondrá que todos los vehículos tengan que pasar en las próximas semanas por los talleres de Bonopark, que será la que se encargue de los cambios. De esta forma, se pretende mejorar “la identificación digital de cada vehículo” con el nuevo modelo de seguimiento global.

Las bases y las propias bicis también sufrirán modificaciones eléctricas con el cambio de las clavijas, de forma que permitan una mejor carga de las baterías. Aparte, los anclajes contarán con guías en forma de cuñas plásticas, por lo que entrarán mejor en los distintos habitáculos de las estaciones.

Plan piloto

Durante los últimos meses, se han probado estas mejoras en la base número 107, situada en la calle de Columela, entre las de Serrano y Velázquez, y los resultados han sido positivos, según fuentes municipales. El porcentaje de fallos ha bajado del 20% al 4%, por lo que se extenderán al resto de puestos y estaciones.

El Ayuntamiento de Madrid no facilitó ayer el coste que supondrá este cambio. Fuentes municipales se limitaron a decir que estas modificaciones técnicas están incluidas dentro del convenio firmado para rescatar el servicio y que supuso que el Ayuntamiento desembolsase los citados 10,5 millones. “Esos cambios serán a cargo de la empresa Bonopark”, señalaron las citadas fuentes. Una responsable de la compañía no pudo facilitar anoche el precio exacto que supondrán estos trabajos.

La empresa pide disculpas a los usuarios por las molestias

Los usuarios de BiciMad han recibido en los últimos días un correo electrónico donde se les informa de los cambios que se van a producir en el servicio. La empresa adelanta que las mejoras concluirán antes de que termine el año. “Somos conscientes de que estos trabajos afectan, actualmente y durante las próximas semanas, tanto a la disponibilidad de bicicletas en la calle como a la operatividad de las estaciones”. Sin embargo, lo justifican diciendo que han preferido realizarlos sin interrumpir el servicio: “Lamentamos las molestias que esta situación le pueda ocasionar pero estamos seguros de que estas medidas nos permitirán ofrecer, en el plazo aproximado de seis meses, un servicio de mejor calidad”. Así lo afirma el correo electrónico.

BiciMad ha sido objeto de una auditoría técnica durante meses, que han permitido analizar los cambios necesarios para mejorar el servicio. “Se prevé que la adquisición de más bicicletas para mejorar la disponibilidad del servicio esté finalizada antes de primavera”, añade el correo.

Los responsables de la nueva gestora del servicio, la Empresa Municipal de Transportes (EMT), recuerdan que estos cambios no supondrán un aumento en las tarifas “en el modelo de bicicleta pública eléctrica que tanta aceptación social tiene”. El Ayuntamiento tiene previsto publicar en la página web de BiciMad y de la EMT la relación de las estaciones afectadas por los trabajos y la información sobre el avance de los mismos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >