Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una testigo reconoció al pederasta de Ciudad Lineal “sin ningún género de duda”

La mujer vio a la niña cuando fue capturada por Antonio Ángel Ortiz en septiembre

Antonio Ángel Ortiz, en una sesión del juicio.

Una testigo que ha declarado esta mañana en el juicio que se sigue contra el supuesto pederasta de Ciudad Lineal ha afirmado que le reconoció "sin ningún género de dudas" en el juzgado de instrucción. La mujer, que reside en el distrito de San Blas justo delante del lugar donde fue agredido la niña de origen dominicana el 22 de agosto de 2014, vio cómo Antonio Ángel Ortiz subía con la menor hacia un descampado.

La mujer vio al supuesto pederasta cuando aparcó su vehículo junto a un descampado paralelo a la autovía de Barcelona (A-2) y cerca de la circunvalación M-40. Le sorprendió ver a un hombre corpulento con unos brazos muy fuertes (Antonio Ángel Ortiz) y que detrás de él iba una niña de piel negra con coletas. En un principio pensó que se trataba de un padre y su hija, pero le llamó la atención del adulto. Iba por delante con una mochila colgada y no le prestaba mucha atención a la niña. Además, según la testigo, se dirigían a un lugar que no conducía a ningún lado.

La testigo, de nombre Itziar, relató que se enteró al día siguiente de todo lo ocurrido, cuando le preguntó un periodista por si había visto algo la tarde del viernes 22 de agosto. La mujer empezó a atacar cabos y recordó la escena que ha descrito al detalle.

Itziar fue la primera adulta que dio una descripción detallada del supuesto pederasta.  De hecho, dijo que se trataba de un hombre alto y muy fuerte. Ya cuando fue detenido, le señaló en la rueda de reconocimiento celebrada en el juzgado de instrucción de la plaza de Castilla.

La décima sesión del juicio también ha contado con la declaración del portero de la casa en la que supuestamente fueron agredidas las niñas. Este ha contado que, pese a que Ortiz no tenía plaza de aparcamiento, sí podría tener llave magnética de acceso al garaje. Desde allí, accedía a las viviendas sin pasar por el portal. Para adquirirlas, bastaba con acercarse a una ferretería cercana y adquirirlas.

Un agente que intervino en la Operación Candy ha explicado, como ya hicieron otros agentes en las sesiones precedentes, que hallaron restos de sangre en las ropas de la menor de origen chino que fue capturada el 17 de junio de 2014 en la calle de Luis Ruiz (barrio de Ascao). La menor sufrió lesiones muy graves de la que tardó bastantes semanas en recuperarse. La víctima fue liberada en la calle del Jazmín, en el punto opuesto del distrito. Allí fue hallada por una viandante.

El supuesto autor, Antonio Ángel Ortiz, de 44 años, se enfrenta penas que van de los 77 a los 126 años de prisión por los delitos de abusos sexuales, detención ilegal, lesiones y tentativa de homicidio.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >