Domènech alienta un “cambio de rumbo” con un bloque de izquierdas

El líder de En Comú Podem aspira a que el partido que auspicia Colau sea una alternativa al catalanismo conservador

Xavier Domènech, líder de En Comú Podem
Xavier Domènech, líder de En Comú PodemM.MINOCRI

Xavier Domènech, líder de En Comú Podem, reivindicó ayer la creación de un nuevo partido de izquierdas que se convierta en una alternativa a la hegemonía de catalanismo conservador que ha ostentado la extinta Convergència. Pese a que el partido de los convergentes está en reconstrucción y se apoya en ERC, los comunes le consideran el rival a batir en tanto en cuanto conservan la presidencia de la Generalitat. Domènech dibujó ayer en una conferencia las bases del partido que auspicia Ada Colau y que integrará a Podem, ICV, Esquerra Unida y Barcelona en Comú, el partido de la alcaldesa.

Más información
Barcelona en Comú prevé crear en marzo el nuevo partido de izquierdas
En Comú Podem aplaza su decisión sobre el referéndum unilateral

Los comunes concibieron la conferencia como el pistoletazo de salida para la creación del nuevo partido, ahora en fase de gestación. Barcelona en Comú marca los tiempos y el ritmo de construcción de esa formación y no es gratuito que fuera Domènech, miembro de su dirección ejecutiva y su principal valor junto a Colau, quien describiera las bases ideológicas y la oportunidad del proyecto. La primera convocatoria de la charla aludía, sin embargo, a que mencionaría las claves del sujeto pero no aportó muchas. Todo es prematuro porque se alzará sobre la negociación con las otras tres formaciones y, por tanto, no dio detalles sobre la misma ni sobre el calendario ni el manifiesto que están a punto de difundir.

Bajo el título Reflexiones para una Cataluña en común y ante un Ateneu lleno –mucha gente tuvo que seguir la charla en el vestíbulo a través de una pantalla gigante— el diputado defendió que el nuevo partido no aspira a ser la versión 2.o de ningún espacio anterior –en alusión al PSC-. “Estamos aquí por un cambio profundo e histórico. Somos gente de una nueva época”, dijo sin lanzar un guiño al interés de los socialistas de sumarse a ese espacio.

Aupados por la victoria en las elecciones municipales de Ada Colau –estuvo en primera fila- y por las dos que En Comú Podem logró en las generales —“No ha habido ningún espacio después de la Segunda Guerra Mundial que haya conseguido tanto en tan poco tiempo”, subrayó— Domènech reivindicó una alternativa a la “hegemonía neoliberal” y citó al último gobierno de CiU, de 2012, al que atribuyó los “mayores recortes” de Europa. Su objetivo es un cambio de rumbo “soberanista, de izquierdas y bajo un republicanismo emancipador”.

Un auditorio limitado a representantes de la izquierda

En Comú Podem no invitó a la conferencia de ayer a ningún miembro del Partido Democrata Europeu Català —PDECat, la extinta Convergència—, ni de Ciudadanos ni del PP. Las invitaciones fueron, por tanto, una declaración de intenciones ante la posibilidad de que en un futuro se revalide en Cataluña otro tripartito de izquierdas. El diputado Joan Tardà y el senador Santi Vidal, ambos de ERC, acudieron al Ateneo —también lo hizo el diputado Fabià Mohedano, ex PSC y ahora Junts pel Sí— así como diputadas de la CUP (Anna Gabrfiel y Mireia Vehí), la socialista Eva Granados, dirigentes de todos los partidos de izquierda, diputados de la confluencia y líderes sindicales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras describir el nuevo proyecto como un “bloque histórico progresista”, Domènech sostuvo que la formación será “soberanista de izquierdas y nacional” en contraposición al histórico catalanismo conservador que ha encarnado hasta ahora Convergència y que está en pleno declive sufriendo el aliento de Esquerra. No mencionó directamente a ERC a la que se supone que sería su principal rival en las urnas ni tampoco hizo una alusión directa al independentismo. Eso sí: afirmó que el proces se ha centrado en la fórmula del Estado-nación cuando está superada en Europa —salvo en España, dijo— en un mundo cada vez más interconectado recriminando al Gobierno del PP no querer negociar el referéndum cuando no tiene ningún problema en ceder soberanía a los mercados y a la Unión Europea.

“No se trata de desconectar sino de cómo reconectas”, afirmó señalando que echa de menos que se haya debatido en profundidad el impacto de las olas migratorias en Cataluña que ha pasado en pocos años de seis a siete millones y medio de ciudadanos. “Es una nación cada vez más mestiza”, insistió. “El procesismo ha hecho una foto fija de Cataluña y tenemos que huir de un catalanismo conservador y crear una alternativa”. El nuevo partido, que quiere superar la estructura de una coalición, prevé estar creado a final de invierno. Todos comparten el modelo político y social y, como soberanistas, defienden el referéndum. “Será un espacio que tiene que ser más grande que la suma de las partes”, señaló Domènech.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS