Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid crea un ‘DNI municipal’ para los inmigrantes irregulares

Ahora Madrid vota a favor de una propuesta del PSOE para facilitar el acceso a los servicios municipales a los extranjeros en situación irregular

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó este viernes crear una tarjeta de identificación administrativa para los extranjeros en situación irregular. El nuevo DNI municipal permitirá a los inmigrantes en situación irregular acceder a los servicios municipales. La propuesta, que formó parte del programa electoral del PSOE y que logró el apoyo de Ahora Madrid, se plantea como medida alternativa al "carné de ciudadanía" pensado por la alcaldesa, y luego desechado, para solo los manteros. La Delegación del Gobierno rechazó hacer declaraciones sobre el asunto porque no ha sido informada oficialmente.

Esta tarjeta de vecindad ha sido aprobada gracias al voto de calidad de la alcaldesa, tras el empate técnico del pleno. El debate sobre este punto fue interrumpido el pasado miércoles, cuando Carmena tuvo que ser trasladada al hospital después de sufrir un episodio de "visión borrosa".

La idea de otorgar un DNI municipal a los inmigrantes irregulares responde a la voluntad de abarcar de forma "global" la cuestión del acceso a los servicios básicos de los extranjeros en situación administrativa irregular. El nuevo carné, que formó parte del programa electoral del PSOE, otorgará a todos los que lo reclamen, y particularmente a los extranjeros sin papeles, el acceso a los servicios básicos (sanidad y educación). Además, permitirá la entrada en instalaciones municipales como los centros culturales y deportivos, y facilitará el acceso al transporte público o a la Agencia Municipal de Empleo.

En opinión de los socialistas, y del gobierno municipal que ha decidido aprobar su propuesta, la nueva tarjeta de identificación servirá para incrementar los lazos entre la población inmigrante y la de acogida, facilitando el acercamiento de los extranjeros irregulares a la Administración.

En una segunda fase, el Ayuntamiento se encargará de personalizar las políticas sociales dirigidas a este colectivo, evaluando sus necesidades concretas. Se han pensado medidas que ayuden a la escolarización de los hijos de los inmigrantes, perfeccionamiento del idioma, ayudas a su empleabilidad y, en cooperación con el Consorcio de Transportes, la posibilidad de acceder a un abono, según revela una nota difundida por el PSOE.

"No se trata de conceder privilegios a los inmigrantes, se trata de no añadir discriminación a la situación de discriminación que ya de por sí les marcan sus circunstancias vitales", afirmó Purificación Causapié, líder de los socialistas en el Ayuntamiento. "Hay personas que están fuera del sistema a pesar de vivir a nuestro lado", agregó la socialista para explicar esta medida que, en un primer momento, fue propuesta por el anterior portavoz del PSOE-M, Antonio Miguel Carmona.

Para aprobar la tarjeta, fue necesario el voto de calidad de la alcaldesa Manuela Carmena, dado el empate existente entre concejales partidarios y presentes en el pleno (Ahora Madrid y PSOE) y detractores (PP y Ciudadanos). "Madrid cuenta con un importante número de extranjeros. Poder identificar legalmente a una persona es una garantía de su seguridad y reconocimiento", afirmó la delegada del Área de Equidad, Marta Higueras.

Los concejales del PP y de Ciudadanos consideraron, en cambio, que esta medida excede las competencias del Consistorio y tiene escasos efectos prácticos. El popular Percival Manglano sostuvo que "los inmigrantes irregulares ya pueden empadronarse en Madrid con su pasaporte", y habló del posible "efecto llamada a la ilegalidad". Ana Domínguez, de Ciudadanos, destacó que este carné no paliará la falta del permiso de trabajo para la búsqueda de empleo. "Es una proposición que mezcla verdades y mentiras. Es falsa caridad. Miente a la gente y reta a las instituciones, excediendo las competencias municipales", criticó.

En septiembre, pocos días después de anunciar el aplazamiento del plan de refuerzo policial contra los vendedores ambulantes ilegales, el Ayuntamiento anunció un estudio de medidas alternativas, entre las que propuso un "carné de ciudadanía", para los manteros. El PSOE manifestó su contrariedad, porque consideró que este enfoque favorecía el estigma del colectivo migrante irregular con la venta de productos falsificados en las calles.

El Gobierno sin datos

La Delegación del Gobierno en Madrid no ha querido entrar en la cuestión del carné aprobado por el Ayuntamiento, ya que desconoce qué supone su tenencia por parte de los inmigrantes. Fuentes de este departamento gubernamental destacaron que hasta la fecha no se ha recibido ninguna información sobre el contenido.

Están a la espera de que el Consistorio madrileño se la haga llegar, sobre todo para saber cómo deberían actuar las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado cuando un extranjero les dé este carné. "Si solo recoge competencias municipales, como el tener acceso a servicios sociales, no podemos decir nada, pero el problema es que hasta la fecha nadie nos ha trasladado ningún tipo de información al respecto", señalaron fuentes de la delegación.

Tarjetas sociales en Fuenlabrada y Nueva York

La propuesta de DNI municipal para los irregulares de Madrid tiene sus antecedentes. El municipio de Fuenlabrada, por ejemplo, adoptó en 2015 una tarjeta que proporciona talleres, abogados, psicólogos, trabajadores sociales.

También en metrópolis como Nueva York (EE UU), el alcalde, Bill de Blasio, creó una tarjeta de identificación para los vecinos mayores de 14 años, incluidos los inmigrantes que no están en situación legal. "A 30 de septiembre, más de 900.000 residentes tienen esta tarjeta, lo que representa el 13% de la población", explican desde la ciudad norteamericana.

"De acuerdo con un sondeo, el 58% de los neoyorquinos creen que esta tarjeta incrementa el sentimiento de pertenencia a la ciudad. Entre los inmigrantes, esta cifra roza el 77%", revelan. El PSOE se inspiró en este modelo, ya que prevé que el carné pueda otorgarse a todos los que residen en Madrid y quieran tener acceso a los servicios municipales.

Desde 2015, la atención sanitaria a los inmigrantes irregulares está asegurada, después de que, en 2012, el gobierno decidiera retirar las tarjetas sanitarias a los extranjeros en situación irregular o que no cotizan en la Seguridad Social.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información