Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Placeres de un kamikaze

Al dramaturgo madrileño le gustan los videoclubs, los polos artesanales, comer bueno y barato, e ir en chanclas por su barrio

El dramaturgo, director y actor Miguel del Arco en el Pavón Teatro Kamikaze.rn
El dramaturgo, director y actor Miguel del Arco en el Pavón Teatro Kamikaze.

1. Mis librerías favoritas. La Méndez (Mayor, 18), donde me atiende Antonio, uno de esos libreros extraordinarios que lo saben todo. La Central de Callao (Postigo de San Martín, 8), en la que me gusta deambular a mi bola, sobre todo en su sección de teatro. Y el Café Molar (Ruda, 19), un sitio en el que me gusta estar y con el que tenemos un acuerdo de descuentos para los “kamikazes”, algo así como los socios o abonados de nuestro teatro.

2. Café Pavón. Era un bar tradicional y lo han puesto a tope sin modificarlo mucho. Incluso han encontrado un artesonado espectacular debajo del techo de pladur. Del café con tostadas al gin tonic nocturno, pasando por el menú o la cena. Lo lleva Jorge que también se va encargar del ambigú del teatro, un espacio que también utilizamos para funciones (Embajadores, 9)

Con teatro propio

Miguel del Arco (Madrid, 1965) es uno de los dramaturgos y directores más afamados de la escena contemporánea. Es, además, uno de los promotores de El Pavón Teatro Kamikaze, que mostrará el repertorio de su compañía (Kamikaze Producciones) así como nuevos montajes. Acaba de presentar su primera película, Las furias.

3. La China Mandarina. Se come bien, rápido, barato y saludable, y los camareros son encantadores. Últimamente he probado platos como las costillas con bulgur y recomiendo especialmente sus fabulosas tartas. Ojo a la de zanahoria (Cascorro, 17).

4. Videoclub Ficciones. Andrés e Iñaki saben muchísimo de cine y te guían desde los últimos estrenos hasta toda la filmografía de Dreyer. Aunque tengo todas las plataformas de Internet, todavía me gusta perderme entre carátulas de cine, igual que entre libros. A veces salgo de los cines Ideal y me meto aquí a por otra peli, tengo esa enfermedad (Doctor Cortezo, 8).

5. García Madrid. No me pongo muchas chaquetas, pero cuando lo hago me gusta comprarlas en esta tienda de moda para caballeros. Aquí saben vestir a los hombres con cierta variedad, glamur y atrevimiento sin que parezcan mamarrachos. También lo hace Paco Varela, que está cerca (Corredera Baja de San Pablo, 26).

6. La taberna de Lea. Es un sitio muy nuestro que frecuentábamos cuando estábamos en el teatro de La Abadía. Es un sitio muy pequeño con un señor muy pintoresco que pone unos chipirones deliciosos. Comida deliciosa con una materia prima brutal (Galileo, 40).

7. El Barril de la Letras.Voy mucho con mis padres esos domingos en los que quedamos para comer. Tienen un pescado buenísimo; no es especialmente barato pero merece. Luego el paseo siempre es maravilloso por el Barrio de las Letras, que me gusta mucho (Cervantes, 28).

8. El Pavón Teatro Kamikaze. Soy feliz con este nuevo proyecto, me encanta estar en un teatro que es nuestro, y prácticamente no salgo de aquí: como, desayuno, ceno, ensayo, hago las funciones, las presentaciones, vendo libros… Además está en mi barrio y puedo ir en chanclas de un lado para otro. Vamos, que es mi casa (Embajadores, 9).

9. Café Berlín. Viva la música en directo. Lo han cambiado de sitio recientemente, pero siguen trayendo a muchas bandas que me gusta ir a ver. No quedan muchos locales para ver buenos conciertos, como también se ven en el Café Central. También celebran muchas sesiones de dj, aunque esto yo no lo frecuento tanto mucho (Costanilla de los Ángeles, 20).

10. Tulup. Hacen paletas artesanas de hielo. Es decir, los polos de toda la vida. Todos los días tienen paletas especiales: mango y naranja, frambuesa y yogur griego… mi favorita es la de zanahoria con naranja. Tienen un sabor espectacular. Soy bastante goloso (Embajadores, 6).

Más información