“Sacamos agua hasta la madrugada”

El Maresme trata de recuperarse tras los cortes de luz y las inundaciones de bajos y garajes que provocó el temporal del pasado miércoles

Un vehículo en la playa de Vilassar de Mar.
Un vehículo en la playa de Vilassar de Mar.Albert Garcia

En la mañana de ayer, Josep Mas, un vecino de Vilassar de Mar, todavía achicaba agua de su casa tras el temporal que el pasado miércoles azotó la comarca del Maresme (Barcelona). “Hacía 50 años que no veía nada igual”, explicaba desde el portal de su vivienda frente a la carretera N-II, que quedó inundada después de que el miércoles en solo cuatro horas cayeran 205 litros por metro cuadrado. El temporal causó la muerte de un vecino de Mataró de 60 años tras ser arrastrado con su coche por una riera. El consejero de Interior, Jordi Jané, visitó la zona y lamentó la muerte del hombre, quien cruzó la riera a pesar de que estaba cortada.

Jané reclamó a la ciudadanía cumplir la prohibición de paso cuando hay zonas inundadas porque las consecuencias pueden ser “fatales”. La tormenta batió récords de precipitaciones en la comarca. Hasta las 13.00, el teléfono de emergencias 112 recibió 1042 llamadas relacionadas con las lluvias, sobre todo de los municipios de Premià de Mar y Vilassar de Mar.

Muchos vecinos trataron de volver a la normalidad tras los estragos que las lluvias causaron en viviendas y negocios. “Estuvimos hasta las cuatro de la mañana sacando agua entre diez personas”, explicó Eugenia, la propietaria de un bar situado frente a la N-II en Vilassar de Mar. “El problema fue que el agua entraba por el baño. De fuera entraba poca”, explicó la propietaria, quien aseguró que el estado de las alcantarillas de la carretera agravó la situación. “En dos años se me ha inundado el bar hasta tres veces”, añadió indignada.

Otra vecina llamada Carmen Colom aseguró que llevan años quejándose del alcantarillado. “Las cloacas siguen siendo del mismo tamaño a pesar de que hay el doble de casas”, lamentó Colom, quien añadió: “Aunque lo de ayer fue inaudito”. Otros negocios tuvieron problemas para abrir a la hora normal. “Esta mañana nos hemos encontrado con dos palmos de agua en el local”, explicó el empleado de una clínica dental aledaña que no pudo abrir hasta el mediodía.

Durante el día de ayer los bomberos realizaron 54 servicios hasta las 19.00 h, según informó Protección Civil. Durante toda la mañana operarios y dotaciones de bomberos trabajaron en tareas de mantenimiento de calles y viviendas. Las inundaciones en garajes y huecos de ascensores fueron los problemas más comunes, sobre todo de los vecinos de la N-11, que desde las 17.00 del miércoles trataron de evitar que sus casas se inundaran. El alcalde de Vilassar de Mar, Damià De Clot, aseguró que “los daños” fueron “muy importantes”, aunque estaba a la espera de cuantificarlos.

Un coche varado en la playa

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Algunos tramos de calle estaban visiblemente maltrechos, llenos de tierra y hojas. Un socavón en la carretera de Cabrils provocó que un autobús quedara varado durante gran parte de la mañana. También se pudo contemplar la insólita imagen de un coche varado en la playa mientras algunos surfistas aprovechaban el oleaje para practicar deporte.

El alcalde visitó durante toda la mañana recintos municipales y colegios afectados por la tormenta, algunos de ellos parcialmente inundados. “Lo ocurrido ayer fue absolutamente excepcional”, explicó De Clot quien tuvo que requerir la ayuda de los Mossos d’Esquadra de Cabrils. “Con nuestros efectivos es imposible cubrir todas las necesidades”, añadió. El Ayuntamiento decretó dos días de luto por la muerte del conductor.

Otros municipios de la comarca sufrieron cortes eléctricos y otros desperfectos. En Premià de Dalt, cerca de 700 hogares se quedaron sin luz. En Cabrils, diez vehículos fueron inmovilizados por el agua y cayeron cuatro muros, un poste eléctrico y dos árboles. Además, cuatro calles fueron cortadas.

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat (DGPC) mantuvo la alerta del Plan Especial de Emergencias por Inundaciones en Catalunya (INUNCAT) por la previsión de que las lluvias se reactivaran en todo el litoral por la tarde. Para hoy, el Meteocat prevé cielos cubiertos y de nuevo lluvias intensas.

Sobre la firma

Carlos Garfella

Es redactor de la delegación de Barcelona desde 2016. Cubre temas ambientales, con un especial interés en el Mediterráneo y los Pirineos. Es graduado en Derecho por la Universidad de las Islas Baleares, Máster en Periodismo de EL PAÍS y actualmente cursa la carrera de Filosofía por la UNED. Ha colaborado para otros medios como IB3 y Ctxt.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS