Madrid superó tres veces el nivel de aviso por contaminación en octubre

El Ayuntamiento no dio la alerta porque las previsiones meteorológicas eran buenas y no está obligado

Boina de contaminación en Madrid vista desde la carretera de A Coruña en diciembre de 2015.
Boina de contaminación en Madrid vista desde la carretera de A Coruña en diciembre de 2015.ULY MARTÍN

La contaminación por dióxido de nitrógeno (NO2), un gas procedente de los tubos de escape que irrita las vías respiratorias, se disparó la semana pasada y superó en tres ocasiones el nivel de aviso establecido por el Ayuntamiento. Pese a ello, el protocolo anticontaminación no fue activado, porque la previsión meteorológica era buena, lo que impidió alertar a los ciudadanos y que se tomaran medidas como prohibir aparcar en la zona de estacionamiento regulado.

La semana pasada se dieron las condiciones para que el Ayuntamiento de Madrid activara por primera vez su nuevo protocolo anticontaminación: dos estaciones de medición de la misma zona —en este caso, el interior de la M-30— superaron los 180 microgramos por metro cúbico de NO2 durante dos horas consecutivas. Según el texto aprobado en enero pasado, en eso consiste el nivel de preaviso, que obliga a informar a la población y a reducir la velocidad a 70 kilómetros por hora en la M-30 y los accesos a la capital.

Sin embargo, el protocolo no llegó a activarse porque la previsión meteorológica era favorable. Es decir, la predicción indicaba que en los siguientes días la atmósfera de la ciudad iba a poder ventilarse correctamente.

Más información
Carmena prohibirá circular a todos los coches si se dispara la contaminación
Así delimitan las capitales europeas el tráfico en el centro

Pero no ocurrió así. La primera superación de los límites se produjo la noche del martes, cuando a las 22.00 y 23.00 horas las estaciones de Escuelas Aguirre y de Méndez Álvaro rebasaron a la vez el nivel de contaminación. Al día siguiente, pese a que la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) indicaba que no habría inversión térmica —un fenómeno que favorece la concentración de la contaminación a ras de suelo— y que soplaría viento, otra vez se superó el límite de preaviso: en Escuelas Aguirre y Ramón y Cajal. Finalmente, tres días después, sábado, se produjo un nuevo nitrogenazo, en Ramón y Cajal y plaza de España, según el análisis que ha hecho EL PAÍS de los datos de calidad del aire del Ayuntamiento.

El protocolo no se activó ninguna de las tres veces. De haberse hecho, el segundo día la capital hubiera entrado en el llamado “escenario 2”, que incluye, además de la restricción de velocidad a menos de 70 kilómetros por hora, la prohibición de aparcar en las plazas de estacionamiento regulado dentro de la M-30. La última vez que el Consistorio aplicó esta medida fue en diciembre pasado, cuando aún estaba en vigor el protocolo anticontaminación de la alcaldesa Ana Botella, menos restrictivo.

El nuevo equipo de Gobierno aprobó, en enero pasado, un nuevo protocolo que endurece las restricciones de tráfico —en casos extremos se prohibiría circular por la almendra central— y que rebaja el nivel de contaminación a partir del cual se aplica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Así lo subrayó ayer a este diario la concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés (Ahora Madrid): “Antes se alcanzaba el nivel de preaviso con 200 microgramos y ahora son 180; está por debajo de lo que nos obligan”. Sabanés recordó que estas medidas son para episodios de urgencia, pero que “lo importante es controlar las situaciones estructurales”. Su equipo presentará a finales de mes un plan de calidad del aire con medidas de fomento del transporte público y nuevas peatonalizaciones.

Paz Valiente, directora general de Sostenibilidad y Control Ambiental, explicó ayer que el protocolo se aplica de forma automática. Aunque se superen los límites, si la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología es favorable, no se considera que hay un episodio de contaminación y no se ponen en marcha las actuaciones. “Efectivamente, hay un margen de error, pero ningún sistema es perfecto y este es el más objetivo que hemos encontrado”, aseguró. Está previsto que el protocolo se revise cada año. “Este año estudiaremos lo ocurrido la semana pasada para afinar más”, añadió.

Pendientes de la multa de Bruselas

Madrid incumple el límite de dióxido de nitrógeno establecido por la Unión Europea desde 2010, cuando entró en vigor la directiva que regula la calidad del aire. Bruselas abrió un procedimiento de infracción a España por la mala calidad del aire de Madrid, y en 2013 denegó la prórroga de cinco años que solicitó la exalcaldesa Ana Botella, lo que supone que se arriesga a tener que pagar una multa millonaria. Tras dos años de caída de los niveles, en 2015 volvieron a subir por culpa del incremento del tráfico.

La legislación europea solo prevé un nivel de alerta, cuando se superan en tres puntos de una zona los 400 microgramos por metro cúbico durante tres horas consecutivas. Nunca ha ocurrido en Madrid.

Valiente asegura que el protocolo funciona bien, y que se aplica a rajatabla. "Quizá lo que no funciona tan bien es la predicción porque es difícil afinar más", señaló, y añadió: "Si estamos continuamente haciendo saltar las alarmas pero luego no se supera el nivel de contaminación, la gente dice que alarmas. Hay que tener en cuenta que son decisiones que afectan a la movilidad y a la vida diaria de los ciudadanos".

La capital sobrepasó en 2015 por sexto año consecutivo los niveles legales de dióxido de nitrógeno, según concluyó el informe de Ecologistas en Acción sobre la calidad del aire presentado en enero pasado. La legislación europea prevé dos límites legales, uno que tiene que ver con la exposición puntual al aire contaminado, y otro que evalúa la situación a largo plazo. Durante el año, las estaciones de medición no debería rebasar un valor medio de 40 microgramos por metro cúbico. Además, una estación no puede superar los 200 microgramos más de 18 veces al año (es decir, durante 18 horas).

Juan García Vicente, portavoz de Ecologistas en Acción, aseguró ayer que "ya hay seis estaciones que superan el valor medio de 41 ug/m3 en la capital. Y dos estaciones que superan las 18 de 200 ug/m3 horarios".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS