Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se buscan ideas para tres desempleados

El teatro Pavón Kamikaze recupera la aclamada obra ‘El plan’, de Ignasi Vidal

Los tres protagonistas de la obra: desde la izquierda, Chema del Barco, Javier Navares y Manuel Baqueiro en un momento de la representación.
Los tres protagonistas de la obra: desde la izquierda, Chema del Barco, Javier Navares y Manuel Baqueiro en un momento de la representación.

Tal fue la acogida que tuvo El plan en la ya desaparecida La Pensión de las Pulgas, con entradas vendidas y sin posibilidad de renovar, que el teatro Pavón Kamikaze recupera esta obra, escrita y dirigida por Ignasi Vidal (Barcelona, 1973). El plan, un drama disfrazado de tragedia que recuerda en muchas ocasiones a los diálogos y las situaciones retratadas por Woody Allen, consiguió el premio a la mejor obra del circuito off de los Premios Godoff en 2015.

Protagonizada por los actores Manuel Baqueiro, Javier Navares y Chema del Barco, el montaje se estrena este jueves en el Pavón Kamikaze del barrio de Lavapiés (calle de Embajadores, 9) y estará hasta finales de este mes (30 de octubre).

Los tres amigos parados (Paco, Ramón y Andrade) se reúnen cada mañana en un único espacio, el salón de uno de ellos. Aprovechan el tiempo en hablar, hacerse compañía y pensar en nuevos planes.

No es una obra, advierte Ignasi Vidal, escrita y pensada en la crisis económica actual, sino que viene de antes. Su autor la escribió durante el tiempo de la bonanza económica, los grandes planes estructurales, los pelotazos. En esta época dorada, hay tres descolgados, estos tres amigos que se conocen desde hace 15 años y a quienes el traslado a Polonia de la planta de automóviles en la que trabajaban les ha dejado sin empleo. Desde entonces su vida se desmorona lentamente.

La obra, siempre en la sala de esa casa, transcurre en tiempo real, mientras los tres hombres esperan a que se arregle la avería de un coche. Durante ese tiempo, los amigos se reúnen con el objetivo de ejecutar un plan, mientras el espectador va descubriendo el drama asfixiante que flota en ese espacio. Todos los protagonistas de El plan guardan secretos y dolor.

Escrita antes de la crisis

“Aunque es una obra escrita en la bonanza económica, hay mucha gente ahora que también se ve reflejada. A pesar de los duros cambios que llegaron con la crisis, la obra no la hemos cambiado”, dice el autor y director de El plan.

Solo el contexto, de la sala de La Pensión de las Pulgas, en la que los espectadores arropaban a los actores, se pasa ahora a un teatro grande, a la italiana, como es el escenario del Pavón Kamikaze.

“Este cambio no comporta para nada una pérdida de la intimidad. Para nosotros es una gran oportunidad con todo el foco mediático que tiene ahora el Pavón Kamikaze. Que apuesten por este texto supone un enorme espaldarazo para nosotros”, añade Vidal, quien se reconoce deudor de las tragedias de Chejov e influido por el mundo de Woody Allen. “El plan, con una propuesta hiperrealista, está concebido para que el espectador reconozca los contornos de la vida”. 

Un texto que estuvo seis años guardado

El texto de El plan,  que día tras día llenó la sala La Pensión de las Pulgas en 2015, se quedó en un cajón durante seis años, hasta que el dramaturgo Ignasi Vidal reunió el valor suficiente para mandarlo a una editorial. El sello Bartleby publicó finalmente esta obra, que cuestiona la libertad ante el monstruo de la crisis, en 2013.

El germen de la obra surgió después de que Vidal leyese El alma está en el cerebro, de Eduardo Punset. En este el divulgador plantea las conexiones entre disfunciones cerebrales y ciertos comportamientos. ¿Es el ser humano dueño de su destino? ¿Está atado irremediablemente a sus condiciones materiales?, se cuestionó Vidal. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información