Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto de la CUP a las cuentas ayudó a Junqueras a cumplir con el déficit

La prórroga lleva a rebajar el desfase entre gastos e ingresos al 0,08% hasta julio

Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont en el Consell Executiu de hoy.
Oriol Junqueras, junto a Carles Puigdemont en el Consell Executiu de hoy.

El Gobierno catalán tiene al alcance de la mano, por primera vez desde el comienzo de la crisis de las finanzas públicas, cumplir con el objetivo de déficit fijado en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), del 0,7% del Producto Interior Bruto (PIB). En los siete primeros meses del año, el desfase entre gastos e ingresos fue solo del 0,08% del PIB. Según la Generalitat, la reducción se debe al aumento de los ingresos por el modelo de financiación y a un descenso de los gastos por la prórroga presupuestaria que tuvo que aprobar el Ejecutivo tras el portazo de la CUP a las cuentas para este año.

El vicepresidente de la Generalitat y consejero de Economía y Hacienda, Oriol Junqueras, auguraba esta semana que “probablemente” este año la Administración catalana cumplirá con el objetivo de déficit. Lo hará por primera vez desde que en 2010 cerrara con un desfase del 4,22% del PIB. A pesar de los recortes, aumentos de impuestos y privatizaciones que se ejecutaron desde entonces, la Generalitat no había alcanzado la meta fijada en el CPFF.

Este año el Ejecutivo catalán se acercará más al equilibrio presupuestario que el Gobierno de Artur Mas fijó por ley para 2018 gracias al aumento de los ingresos procedentes del sistema de financiación y a los recursos procedentes de las liquidaciones de 2014. Además, durante los siete primeros meses del año crecieron los ingresos por impuestos propios y cedidos, en especial sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, cuya recaudación se incrementó en 86,6 millones.

Pero según el último informe de ejecución presupuestaria de la Generalitat, buena parte de la reducción del déficit se debe al “contexto de prórroga presupuestaria”. Hasta el mes de julio, según ese documento, los gastos no financieros se redujeron en 1.224,3 millones de euros respecto al año pasado. Esa disminución del gasto se debe sobre todo a tres factores: primero, que en diciembre el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) asumió más facturas de conciertos sanitarios y farmacia que otros años, por lo que no hubo un gran volumen de gasto desplazado; segundo, por la rebaja de los intereses del FLA, y tercero, por la prórroga.

El informe señala que “el gasto disminuye en la mayoría de los departamentos por la limitación que implica la prórroga del Presupuesto”. Departamentos como el de Salud o el de Agricultura, por ejemplo, han notado especialmente los efectos del decreto. De este modo, hasta julio el desfase en las cuentas públicas catalanas se situó en solo 171 millones de euros (el 0,08% del PIB), frente a los 1.628 millones del año pasado (el 0,8% del PIB), según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. Fuentes académicas recuerdan que en la recta final del año es cuando más se desboca el déficit a causa de la acumulación de algunos pagos. Aun así, sí ven una mejora de la situación fiscal de la Generalitat.

El propio Junqueras atribuyó el cumplimiento del objetivo del 0,7% del PIB a la prórroga e incluso señaló a la CUP como responsable de ese drenaje del déficit al considerar que “paradójicamente” quien ha “condenado” a la Generalitat a aproximarse al déficit cero es quien más pide que se incumplan con el objetivo de déficit.