Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Don Juan, en la Gran Vía

Un musical da vida al seductor que concibió José Zorrilla

Ensayo próximo estreno del musical Don Juan en el teatro de la luz Philips.
Ensayo próximo estreno del musical Don Juan en el teatro de la luz Philips.

El Teatro de la Luz Philips Gran Vía (Gran Vía, 66) acoge el próximo jueves el estreno mundial del musical Don Juan, una producción nacida en México, con Alejandro García en la producción y Antonio Calvo en la composición. La obra, escrita por José Zorrilla y publicada bajo el título de Don Juan Tenorio en 1844, es uno de los clásicos más importantes de la literatura en español.

Antonio Calvo empezó a componer la adaptación hace 27 años, y cada vez que trataba de vender la obra a un productor le tachaban de loco. “Sacarla adelante no fue un camino de rosas”, relata, aunque ahora la idea sea crear una franquicia mundial que tenga su origen en Madrid, emulando el éxito de Los Miserables en París.

Tras años de trabajos y varias versiones, el proyecto cobró vida en un taller artístico durante el verano de 2011 en Madrid. Una exhibición piloto del texto de Don Juan con actores y técnicos para comprobar si la adaptación funcionaba con pases para 50 espectadores, pero sin atrezo y con el mínimo montaje, hizo prender la chispa. “Si la reacción del público sin montaje era buena, debía funcionar con todo”, recuerda Calvo.

Por aquel entonces la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), propietaria de varios teatros de la capital, barajaba la idea de promover la financiación de obras y adaptaciones nuevas. Calvo vio ahí la oportunidad para sufragar el proyecto. Pero el día después de exhibir un pase de prueba estalló la operación Saga contra la SGAE, y Calvo, alucinado, vio como sus planes se iban al traste mientras contemplaba al presidente del Consejo de Dirección, Teddy Bautista y otros ocho detenidos salir en los medios. Finalmente, logró financiar la obra con tres millones de euros gracias al productor mexicano Álex García. “Ya nos hemos gastado el dinero”, explica, “pero como decía Manolo Fábregas [una de las figuras más importantes del teatro latinoamericano del siglo XX]: Hágase lo que se debe, aunque se deba lo que se haga”, se ríe.

El actor Tony Bernetti interpreta a don Juan y Estíbaliz Martyn, a doña Inés. En la obra trabajan 24 actores y un total de 40 empleados y tiene una duración de dos horas y media. Todo el texto es cantado. “La música es variada: la hay clásica, de rock, rap o blues”, explica Calvo, que la compuso en función de lo que le pedía cada escena. La obra cuenta con más de 15 intérpretes en el foso y respeta todo el texto del libro original, excepto un fragmento al comienzo que era complicado de adaptar a un musical.

“En otros países se apoyan las obras nuevas y aquí no”, protesta Calvo. Pero el apoyo que más necesitan, relata, es el del público, que será quien decida si la obra tiene éxito. “El proyecto ya ha dejado de ser nuestro, lo que me deja una sensación de alivio y vértigo después de casi 30 años trabajando para que se estrene. El público decidirá el tiempo que el cartel de Don Juan esté colgado en la Gran Vía”, comenta.

Tony Bernetti, que interpreta a Don Juan, soporta un gran peso musical y vocal. “Mi foniatra se está enriqueciendo”, se ríe. El actor argentino valora esta oportunidad como un regalo por la exigencia y la complejidad del personaje, y explica que para aceptar el papel tuvo que trasladarse de México a Madrid. “Hay que apoyar producciones nuevas y de producción autóctona”, reclama.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información