Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junts pel Sí evita concretar el referéndum que pide la CUP

ERC y el Partit Demòcrata piden tiempo para asegurar el éxito de la consulta

La coordinadora general del Partit Demòcrata Català, Marta Pascal.
La coordinadora general del Partit Demòcrata Català, Marta Pascal.

A dos días de que Carles Puigdemont se someta a la cuestión de confianza, los dos partidos que sostienen su Gobierno reclamaron este lunes a sus socios de la CUP que dejen de exigir un referéndum inmediato sobre la independencia, como vienen haciendo desde hace semanas. El Partit Demòcrata Català (la antigua Convergència) y Esquerra Republicana esquivaron la concreción sobre esa consulta y los anticapitalistas lo volvieron a recordar horas más tarde.

Rajoy reitera que no dialogará sobre "la renuncia a la unidad de España"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reiteró ayer que no permitirá que se “incumpla la ley” en relación a la hoja de ruta que pueda plantear Carles Puigdemont en la cuestión de confianza. Tras la reunión del Comité Ejecutivo del PP que analizó los resultados de las elecciones gallegas y vascas, Rajoy garantizó que el PP es partidario del diálogo “pero no va a permitir que se incumpla la ley". “No vamos a dialogar nada que tenga que ver con la renuncia a la unidad de España, a la soberanía nacional y a la igualdad de los españoles”, insistió. Rajoy señaló que esa posición figura en el ideario del PP y que ha venido defendiendo, porque es lo que desea una inmensa mayoría de españoles que tienen claro, “piensen como piensen que lo que es España lo deciden todos los españoles y no sólo una parte por importante que sea”.

El coordinador del PP catalán, Xavier García Albiol, invitó a Puigdemont a abandonar la vía independentista y a proponer una reforma de la Constitución que permita reconocer la "nueva realidad territorial” de Cataluña y acabar así con el bloqueo entre Generalitat y Estado, dijo. Pero puso dos condiciones para esa propuesta sea debatida: que sea “posibilista” y que tenga encaje en el marco del Estatut. No quiso debatir a si el Pp podría reconocer a Cataluña como nación como nación en una reforma al rechazar “discutir sobre semántica” y recordó que la Constitución ya recoge las particularidades de las autonomías. El popular subrayó que el Parlament visualizará que el president no tiene capacidad para entenderse con ningún otro partido salvo “los radicales de la CUP” que le permitirán tanto superar el debate del miércoles y el de los Presupuestos.

La coordinadora general del Partit Demòcrata Català, Marta Pascal, llamó a la “unidad, la lealtad y la idea de país” y reclamó a la CUP que no utilice el referéndum unilateral como “elemento de presión”. Esquerra Republicana, por su parte, considera que el referéndum puede ser “una buena solución”, pero insistió en la necesidad de que solo se celebre si se dan las garantías de que sea “vinculante”.

Las dos formaciones que integran el grupo parlamentario de Junts pel Sí intentaron de esa manera aliviarse de la presión de la CUP, que viene reclamando desde hace semanas la concreción de la fecha y la forma. Los anticapitalistas ya han anunciado que apoyarán a Puigdemont en la cuestión de confianza, pero ayer volvieron a la carga al reclamar que se concrete el referéndum en el debate de política general que celebrará la próxima semana en el Parlament.

El “orden lógico” de la CUP es cuestión de confianza, concreción del referéndum y aprobación de los Presupuestos, pero desde Junts pel Sí no se ven las cosas así y se reclama un aval para las cuentas en tanto se concreta la fórmula de la consulta. “Orden lógico, no hagáis trampa”, le espetó ayer en Twitter al PDC la diputada de la CUP Mireia Boya. Esquerra coincide con los exconvergentes en que la cuestión de confianza ha de ir acompañada de un apoyo a los Presupuestos de la Generalitat para 2017 “para poder hacer políticas sociales”, pero la CUP no ha dicho todavía que apoyará las cuentas.

Mientras, Pascal llamó a la “unidad” del independentismo para poder afrontar así “en plenas condiciones, la batalla democrática” con el Estado. La dirigente del PDC no descartó la inclusión de un referéndum de independencia, que prefirió adjetivar como “vinculante”, en lugar de “unilateral”, como prefiere denominarlo la CUP.

Esquerra se mostró más cautelosa y defiende el referéndum “si se hace bien”, en expresión de su portavoz, Sergi Sabrià. Los republicanos consideran que el referéndum ha de reunir cuatro condiciones para que cumpla el objetivo que se pretende y sirva para proclamar la secesión: que se realice con “garantías técnicas” para que sea considerado vinculante y definitivo, de forma que pueda “ejecutarse” al día siguiente de su celebración; que se lleve a cabo al amparo de la legislación catalana; que sea consensuado y que suponga “una vía para llamar a votar a la gente del no”.

Sabrià explicó que el referéndum se realizaría tras aprobarse las tres leyes de desconexión catalanas y al amparo de una de ellas, la de transitoriedad jurídica. Por tanto, en el marco de una legislación catalana que, según el portavoz republicano, no podrían rechazar los partidos contrarios a la secesión, “porque sería su última oportunidad para defender el no”.

Esquerra rechaza de plano el escenario de que ese referéndum pueda ser una repetición de la consulta del 9 de noviembre de 2014, “que se hizo en el marco del autonomismo”, dijo Sabrià. Con todo, los republicanos no descartan que finalmente no se llegue a celebrar el referéndum y se opte por la vía de las elecciones plebiscitarias para consumar la secesión. “Si se hace, ha de ser para mejorar la hoja de ruta, no para cambiarla”, aseguró el portavoz de ERC.

Elogio al “centrismo” de Feijóo y Urkullu

El consejero de Cultura de la Generalitat, Santi Vila (PDC), marcó ayer distancias con el proyecto independentista y elogió a los presidentes de la Xunta y del Gobierno vasco. “En Euskadi, en Galicia... el electorado premia los perfiles centristas. ¿Comienza un ciclo nuevo? ¡Ojalá!”, escribió Vila en su cuenta de Twitter. Su mensaje fue replicado con acusaciones de deslealtad. Vila insistió después: “El éxito del proceso” soberanista catalán “dependerá de si lo lideramos liberales progresistas o revolucionarios”, dijo, en alusión a la CUP. También aseguró que Carles Puigdemont “tiene a tan pocos leales” como él.