Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amazon abre su centro tecnológico sin las quejas del pequeño comercio

Solo el gremio de los libreros ve una amenaza en la apertura de la compañía

La apertura ayer del centro tecnológico del gigante de la distribución online Amazon en el paseo de la Castellana 83 no ha provocado el rechazo del pequeño comercio; al contrario, ve en su inauguración como una “oportunidad de futuro”. Solo el gremio de los libreros se muestra remiso. Considera que la alcaldesa, Manuela Carmena (Ahora Madrid), les “ha traicionado porque en su programa electoral decía que iba a apoyarles”. Carmena inauguró ayer con el vicepresidente de Amazon, Terry Hanold, las instalaciones desde donde se diseñarán nuevas líneas de negocio y se desarrollará un potente software de ventas.

El gigante estadounidense Amazon inauguró este viernes su nuevo Tech Hub (centro tecnológico) de 1.200 metros cuadrados en la capital, con la presencia de la alcaldesa Manuela Carmena. Un área de desarrollo de software que dará soporte al crecimiento de la compañía en diferentes líneas de negocio. Sus responsables aseguran que emplearán unos 100 ingenieros antes de que acabe el año.

Esta inauguración, que llegó 48 horas después de que la empresa anunciase su nuevo servicio a domicilio Prime Now —con el que ofrece al usuario disponer de su pedido en una hora por 5,90 euros en la Comunidad de Madrid— es vista por algunos comercios como una “oportunidad” y por otros como una “cruel competencia”.

El director de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (Cocem), Guillermo González, es de los que ve la noticia en positivo. “La llegada de Amazon puede ser una oportunidad. Hay que respetarla porque puede ser un gran aliado. Esto es el mercado, hay mucha competencia y el pequeño comercio tiene que mirar hacia el futuro y aliarse con estos portales que son los que le pueden dar mayor rotación a nuestros productos”, afirma.

Una opinión semejante tiene Miguel Díaz, propietario de la librería Alcaná en la calle del Marqués de Viana: desde hace tiempo trabaja con Amazon. Díaz sostiene que trabajar con la multinacional no le ha provocado ningún daño, sino al contrario. “Gracias a nuestro convenio con Amazon, que se puso en contacto con nosotros para ofrecernos esta posibilidad, hemos conseguido vender nuestros libros a clientes internacionales, lo que desde España, con nuestra humilde página web hubiese sido imposible. Además, desde ese momento, nuestros pedidos llegan a su destino entre 24 y 72 horas como muy tarde, lo que agradecen nuestros clientes”.

Amazon cobra una comisión (un 15% a los libreros o un 7% en electrónica) por cada producto vendido de una tienda, si bien permite que estas ofrezcan gratuitamente sus productos en su web. “Desde que trabajamos con ellos facturamos un 10% más. No es una revolución, pero en estos tiempos de crisis cualquier cosa que sume es buena. Y la comisión que pagamos la asumimos como un gasto más”, asegura Díaz.

Según Amazon, la principal ventaja de este convenio es que los comerciantes pueden dedicarse “a lo que saben hacer, que es cuidar y mimar sus productos”, y ellos encargarse de la parte logística y conseguir que tengan alcance internacional. Las cifras que manejan desde la compañía muestran que el 45% de las pequeñas empresas que trabajan en Madrid está exportando ya parte de sus productos y que sus ventas se han triplicado. En España, 10.000 pymes colaboran con Amazon.

Opción complementaria

La empresa defiende que su intención no es ir en contra del pequeño comercio, sino ser una opción complementaria. “El 95% de los libros que vendemos, por ejemplo, son ejemplares que los usuarios no encuentran en sus librerías. También vendemos best seller, pero es una cantidad mínima”, explican. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena aseveró este viernes que la ciudad y su equipo de Gobierno deben estar “abiertos al futuro y a la imaginación”, y garantizó que Madrid “dice sí” a la invención, a las nuevas ideas y a las inversiones que contribuyen a impulsar la economía y el crecimiento.

“Hoy el comercio online es una perspectiva indiscutible”, mantuvo Carmena, que subrayó su gran importancia “aunque pueda parecer contradictorio”. De hecho, y porque el comercio electrónico es “un nuevo camino para el desarrollo de las pequeñas empresas”, la regidora sostuvo que “el Ayuntamiento está ayudando a que se impulsen más plataformas de comercio online”.

“Carmena nos ha traicionado”, denuncia el gremio de libreros

M.M.

Los libreros se consideran los grandes perjudicados en Madrid por la llegada de Amazon. El secretario del Gremio de Libreros de Madrid, Fernando Valverde, aseguró este viernes que “Amazon nunca será un aliado”. Valverde explicó que el sector no está en contra de que la empresa desembarque en España y realice estos servicios. “Lo que nos duele es que el Ayuntamiento se haya dado el abrazo del oso con ella y haya traicionado al pequeño comercio con el que prometió en su programa electoral ser más sensible”.

El secretario aseveró que la posición del Consistorio que dirige Manuela Carmena le parece “un total desacierto”, ya que ha ignorado al comercio de proximidad. “Carmena debería haber tomado una posición más solidaria con las pymes como lo hizo su homóloga en París, Anne Hidalgo, que no ha permitido que estas empresas, que bordean la legalidad, se hagan con todo el negocio”. Valverde subrayó que las tiendas de barrio sufrirán las consecuencias al no tener la posibilidad de competir con los servicios que ofrece esta macroempresa. “No entendemos que Carmena haya abanderado este proyecto”, concluyó.

Valverde hizo referencia a que Anne Hidalgo ha manifestado en numerosas ocasiones su preocupación por el impacto que el servicio de entrega rápida tiene en las empresas locales y la contaminación en la ciudad. Hidalgo pidió a Amazon que preservará la “diversidad” de la economía de la capital francesa.

Más información