Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BP anuncia una inversión de 90 millones en la refinería de Castellón

La multinacional ampliará la torre de vacío para optimizar la destilación del crudo

La multinacional del sector energético British Petroleum (BP) anunció este martes una inversión de 90 millones de euros en la refinería ubicada en Castellón para la construcción de una nueva torre de vacío que permitirá optimizar la destilación del petróleo crudo y su transformación en productos de comercialización, como son diferentes gasolinas, gases licuados y querosenos.

El inicio de los trabajos de construcción empezarán en septiembre de 2016 y la empresa prevé su puesta en marcha en el segundo semestre de 2018. Parte del proceso de construcción se realizará durante la parada general de mantenimiento programada y obligada por ley cada cinco años y que la compañía ha planificado desarrollar en septiembre de 2017.

El director de la refinería castellonense, José Luis García Galera concretó, en un encuentro con los medios de comunicación, que las inversiones “respaldan el trabajo realizado por el personal de Castellón”. En esta línea, García Galera ha apuntado que la refinería ha sido premiada a nivel interno por su excelencia operativa en los procesos y ha destacado los dos años acumulados por la empresa sin accidentes de carácter laboral.

La refinería de Castellón, ubicada en el polígono de El Serrallo desde su construcción en 1967, es la única que la compañía explota en España y se ha convertido con 4.560 millones de euros en la empresa de mayor facturación de la provincia castellonense. El polígono de El Serrallo es una instalación que alberga empresas del sector petroquímico y eléctrico como Iberdrola, la citada BP Oil, UBE, CHL o Repsol.

La planta de BP ocupa de manera directa a 469 personas, mientras que los empleos inducidos se estiman en cerca de los 2.000 y los contratistas que trabajan con la compañía ascienden a 592. Durante la parada general programada para septiembre de 2017 la empresa prevé movilizar al menos a 2.500 trabajadores como personal adicional para cumplir con las tareas de mantenimiento. La planta tiene la capacidad de procesar 110.000 barriles al día e importa a través del puerto de Castellón 4,6 toneladas de petróleo crudo.

La presencia de la refinería, y en general de todo el polígono petroquímico, no ha estado exenta de debate en la sociedad castellonense por los peligros asociados a esta industria y por las emisiones contaminantes de los procesos que se llevan a cabo en las diferentes instalaciones.

En concreto, las emisiones de la central térmica de Iberdrola y las transferencias de petróleo desde los barcos hasta las plantas han sido los puntos de mayores conflictos. La térmica fue clausurada en 2010 y las torres definieron el paisaje visual del Grao de Castellón durante décadas fueron demolidas.

Por su parte, BP anunció también ayer la inversión de 29 millones de euros en dos proyectos medioambientales. Se trata de la construcción, ya anunciada en 2015, de un nuevo almacén en la dársena sur del puerto de Castellón para albergar coque y de la inversión estimada por la compañía, 15 millones de euros, para cumplir con la directiva europea que exige a las compañías emplear las mejores técnicas disponibles para el refino de petróleo. El coque es un producto derivado del petróleo que contiene una elevada proporción de carbono, azufre y metales pesados y que se emplea en diferentes industrias entre las que se encuentran la cementera, la azulejera o la propia industria energética.

Más información