Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacia un Museo Picasso más accesible, contemporáneo y tecnológico

El nuevo director Emmanuel Guigon anuncia la compra del fondo del fotógrafo Lucien Clergue

Emmanuel Guignon, entre Jaume Collboni y la alcaldesa Ada Colau, ayer.
Emmanuel Guignon, entre Jaume Collboni y la alcaldesa Ada Colau, ayer.

El objetivo es “cuidar, restaurar y descubrir la colección y buscar el equilibrio entre muestras dirigidas al gran público y propuestas de investigación que permitan actualizar las lecturas de Picasso a través de aproximaciones multidisciplinares y colaboraciones con instituciones dedicadas también al arte contemporáneo”. Lo afirmó Emmanuel Guigon (Besançon, 1959), reconocido experto en las vanguardias históricas y el arte europeo de posguerra, en su primera comparecencia como director del Museo Picasso de Barcelona, tras ser escogido a finales de junio por un jurado independiente, entre 13 candidatos internacionales.

Guigon, que tomará posesión del cargo el 1 de octubre, reveló las líneas directrices de su política expositiva, que alternará muestras monográficas sobre Picasso con colectivas temáticas y propuestas que pongan en relación la obra del artista malagueño con la creación contemporánea, para renovar su percepción e incorporar nuevos públicos. “Queremos proponer nuevas miradas, no sólo la del historiador del arte y por ello hay que seguir desarrollando el Centro de Conocimiento e Investigación del museo y hacer un esfuerzo también económico para introducir las nuevas tecnologías en los diversos ámbitos y sobretodo en la mediación con el público”, indicó Guigon, que quiere ampliar la accesibilidad de Picasso tanto a nivel conceptual como práctico, mejorando la comprensión y la viabilidad con nuevos recorridos "más coherentes y funcionales”.

El nuevo director insistió en la necesidad de actualizar la obra de Picasso mediante colaboraciones con centros como el Macba, cuyo director estaba presente, la Fundación Miró, el CCCB y el Arts Santa Mònica. También manifestó la intención de dedicar una muestra al alma máter del museo, Jaume Sabartés, amigo y secretario de Picasso y otra a la relación entre el arte y la infancia. “Picasso solía afirmar que tuvo que aprender a dibujar como un niño y realizó varias obras con su hija Maya”, explicó.

Por lo que se refiere a la colección, que considera “la identidad de un museo”, aseguró que no renuncia a la idea de ampliarla con adquisiciones de dibujos y grabados y depósitos, por lo que hablará con la viuda de su amigo Pierre Daix, biógrafo de Picasso. Pese a comparecer en un día especialmente triste por el atentado de Niza, Guigon no ocultó su ilusión y en el entusiasmo del momento se dejó escapar que una de sus primeras actuaciones el próximo otoño será la presentación del recientemente adquirido fondo de Lucien Clergue, fotógrafo y gran amigo de Picasso, formado por 350 retratos del artista. El inesperado anuncio obligó el teniente de alcalde Jaume Collboni, que le acompañaba, a puntualizar blandamente que la compra ha sido aprobada, pero aun no se ha hecho efectiva.

“El museo Picasso de Barcelona no cuenta, como el de París, con una colección que abarque todas las épocas, pero tiene un fondo singular que puede arrojar nueva luz sobre aspectos inéditos de Picasso, algunas obras maestras y la extraordinaria serie de las Meninas”, indicó Guigon, recordando que el museo barcelonés recibe más de un millón de visitantes (el 70% turistas), mientras que el de París, que también dirigió, no llega a los 800.000.

Guigon, que quiere reforzar la relación con el centro parisino, espera traer a Barcelona la muestra que presentará allí en 2018 sobre la relación entre Picasso y Paul Éluard y también otra que está realizando sobre la reinterpretación de Antonio Saura de la serie de grabados picassianos Sueño y mentira de Franco. Aunque no descarta poder introducir alguna propuesta propia, hasta 2018 tendrá que asumir las tres muestras programadas por su predecesor Bernardo Laniado-Romero, que incluyen la de Rosa Martínez sobre la influencia de Picasso en los artistas españoles contemporáneos.