Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Demòcrates pide al registro que no inscriba a la nueva Convergència

Los escindidos de Unió plantean cuatro condiciones al nuevo partido para evitar ir a los tribunales

Carles Puigdemont y Artur Mas después de dar a conocer el nombre de Partit Demócrata Català (PDC).
Carles Puigdemont y Artur Mas después de dar a conocer el nombre de Partit Demócrata Català (PDC).

La nueva Convergència nació con mal pie al inicio del congreso de su refundación la noche del pasado viernes y parece que sigue con una piedra en el zapato tras finalizar su cónclave, ayer domingo, en el que se decidió que la nueva formación se llamaría Partit Demòcrata Català (PDC).

Demòcrates de Catalunya, un partido escindido hace un año de Unió Democràtica de Catalunya, solicitará mañana al registro de partido del Ministerio del Interior que no inscriba la nueva formación que con toda probabilidad seguirá liderando Artur Mas al considerar que puede inducir a la confusión. En caso de que no prospere su petición, Demòcrates plantea al PDC cuatro requisitos para que no permanezca la confusión y en caso de que fueran desatendidos, acudirían a los tribunales y replantearían su relación con Convergència, según ha anunciado el portavoz, Antoni Castellà, que es también diputado de Junts pel Sí en el Parlament.

Demòcrates fundamenta su petición en el artículo 3 de la Ley de Partidos Políticos por la similitud de la denominación y recuerda el precedente de hace poco más de un año en Barcelona, cuando la lista liderada por Ada Colau para las elecciones municipales no pudo registrarse con la denominación de Guanyem Barcelona porque ya estaba registrado otro partido con la misma denominación en castellano, Ganemos Barcelona.

Castellà no ha ahorrado críticas al nuevo PDC en una comparecencia pública. "La vieja política se nos ha cruzado por medio, hemos topado porque CDC tenía miles de posibilidades de nombres y finalmente han tenido que coger el nuestro, lo que no es un buen inicio para quien quiere regenerarse".

Demòcrates plantea cuatro exigencias al PDC para evitar los tribunales si finalmente se registran: la diferenciación en la estética de las siglas políticas; que opten por un logotipo que no se parezca en nada al suyo, de color azul, con una estrella de cinco puntas y la D en el centro; que tampoco empleen ese color y que en la adjetivación de sus militantes se renuncie a la denominación "demòcrates". Castellà ha dicho que en el caso de su partido, las siglas registradas no son DC (Demòcrates de Catalunya), sino simplemente Demòcrates.

"No queremos llegar al proceso judicial, queremos pensar que no hay mala fe, y si es verdad que no la hay, que cumplan esos requisitos", ha dicho Castellà. Si no lo hicieran, se plantearían "todas las vías políticas de relación con CDC", ha insistido. Antoni Castellà ha recordado que tienen 140 concejales en Cataluña y 22 alcaldes que fueron escogidos en lo que entonces era aún la federación Convergència i Unió, que se escindieron hace mañana un año porque el partido de Duran Lleida decidió no secundar el independentismo.

Demòcrates acudió con CDC en las elecciones generales del 20 de diciembre bajo la denominación de Democràcia i Llibertat, pero el pasado 26 de junio no se reeditó el acuerdo.