Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los retrasos de Vueling y la huelga en Francia indignan a los pasajeros

La compañía ha cancelado 16 vuelos en dos días

Tribunal Consitucional
Pasajeros de Vueling, el miércoles en El Prat.

El Prat vivió ayer una nueva jornada de retrasos y cancelaciones en los vuelos debido a la huelga de controladores aéreos en Francia. Una portavoz de Aena explicó que de las 88 salidas que ayer estaban programadas en el aeropuerto barcelonés se cancelaron 11 (el 12,5%), diez de las cuales correspondieron a Vueling. El descontento de cientos de pasajeros afectados era evidente. no solo en las redes sociales, sino también en el propio aeropuerto, y desde primeras horas había colas en los mostradores de la línea de bajo coste para reclamar una solución. La compañía achacó todas las incomodidades a la huelga y las quiso desvincular de los problemas operativos que lleva experimentando en los últimos días.

“En Francia siempre pasa lo mismo cuando hay una huelga de trenes, buses o autobuses, estamos muy cansados de esto”, lamentó ayer Sihem, un enfermero francés de 32 años y víctima, junto a dos compañeros, de las cancelaciones. Los tres buscaban por la mañana una solución para poder reincorporarse hoy a sus puestos de trabajo.

Todas las historias en las largas colas de los mostradores de Vueling en El Prat eran similares. John, Hazuki y su hijo viajaban de Barcelona a Palma de Mallorca para disfrutar de sus vacaciones, pero no pudieron embarcar. Los aeropuertos de estas dos ciudades son los más afectados por las cancelaciones y retrasos derivadas de las protestas contra la reforma laboral en Francia. “Nos hemos enterado cuando íbamos a embarcar y no nos han explicado el motivo del cambio. A ver si podemos pedir una indemnización o si hay plazas en otra compañía”, explicó el pasajero.

Los viajeros varados también se quejaron por el servicio de wifi del aeropuerto, que les impedía buscar una alternativa o informarse del estado de sus vuelos. Es el caso de José, que llegaba de Rumania y que por el cierre en el espacio aéreo francés perdió su vuelo de escala. “Nos tuvieron 20 minutos esperando en el avión”, añadió.

Quejas a Consumo

Vueling achacó ayer las dificultades de la jornada a los efectos de la huelga, en la que tuvo que cancelar unos 40 de vuelos en toda Europa. La situación se repetirá próximamente debido a convocatorias de protestas similares en Bélgica e Italia. Sin embargo, la aerolínea acumuló entre el lunes y martes un total de 16 vuelos cancelados con origen o destino Barcelona.

La Agencia Catalana del Consumo (ACC) informó que ha enviado un requerimiento a la compañía para que informe sobre los múltiples retrasos y cancelaciones. Vueling no hace público cuántos vuelos no despegaron ni cuál es su índice de puntualidad. Esa información tampoco la ofrecen ni Aena ni la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (EASA). Sin embargo, desde enero pasado, Consumo ha recibido un total de 118 quejas referidas a la compañía de bajo coste.

Aena asegura que no tiene capacidad sancionadora. Con la salida a Bolsa de la compañía, explica un portavoz, se le retiró la competencia sobre la coordinación y asignación de slots, la franja horaria asignada a cada vuelo que ahora recae sobre EASA. En el pasado, Aena había multado a Vueling por incumplir con los slots. Desde la agencia estatal, sin embargo, aseguran que no es de su competencia entrar en este tipo de sanciones y recuerdan que las compañías aéreas deben presentar a Eurocontrol la programación de cada vuelo para una validación.

El Sindicato de Tripulantes Auxiliares de Vuelos de Líneas Aéreas critica el modelo de operación de la compañía e insiste en que para cumplir con la programación de vuelos es necesario más personal de tripulación. Vueling asegura que ya ha comenzado el proceso de selección y que alargará el tiempo en tierra en algunos vuelos.