Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vuelve a actuar una banda que hace explotar cajeros automáticos

Los Mossos buscan a al menos cinco ladrones que actuaron en Sant Quirze y que lanzaron pinchos en la carretera para que la policía no pudiese seguirles

Un cajero reventado en barcelona, en 2015. Ampliar foto
Un cajero reventado en barcelona, en 2015.

Los Mossos d'Esquadra buscan a al menos cinco ladrones por hacer explotar dos cajeros en el centro comercial de AlCampo, en Sant Quirze del Vallès, la noche de San Juan. Ocurrió pasadas las cinco de la madrugada, según fuentes policiales consultadas por EL PAÍS. Al menos cinco personas, encapuchadas, llegaron hasta el centro comercial. Primero arrancaron la persiana metálica, atándola con una cuerda metálica a un coche, y estirando. Forzaron la puerta interior, y fueron a por los cajeros que hay en el vestíbulo. Una vez dentro, hicieron explotar dos de ellos usando bombonas de acetileno. 

Lo tenían todo estudiado, hasta el punto que decidieron complicarle mucho la vida a la policía. Para cuando fuesen a buscarles, esparcieron pinchos por toda la carretera que lleva hasta el centro comercial. De modo que, cuando el agente de seguridad dio el aviso de que había oído una explosión y había visto a unos ladrones, los agentes que salieron hacia allí pincharon las ruedas del coche y se vieron tirados en la carretera. Igual que ellos, otros vehículos corrieron la misma suerte, por lo que además, tuvieron que auxiliarles. Los ladrones huyeron por la carretera C-58, la única que dejaron limpia para escapar. 

Justamente esta pasada madrugada, otro cajero ha sido robado con el mismo método en Ruidellots de la Selva (La Selva). Ha sido un cajero del Banco Popular, y ha pasado a las dos y media de la mañana, según cuenta el diario NacioDigital.

El año pasado, los agentes dieron por desarticulado, al menos por un tiempo, al grupo de ladrones que usaba este método después de detener a su máximo responsable, un ciudadano italiano de 54 años, al que dejaron abandonado, herido después de un intento de robo que les salió mal, en las puertas del hospital. Entonces, la policía catalana dejó claro que era un único grupo el que se dedicaba a cometer este tipo de robos en Cataluña. Desde entonces, no habían trascendido más casos.

Hace tres años, esta banda se convirtió en uno de los objetivos principales de los Mossos d'Esquadra, ante el temor de que alguna de las explosiones pudiese acabar mal. En una de las actuaciones, produjeron una deflagración que afectó a la fachada de todo un edificio. En julio de 2013, detuvieron a siete personas a las que hicieron responsables del robo con este sistema de 12 cajeros en un año. Según contó entonces el inspector Ramon Grasa, subjefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos, los ladrones estudiaban muy bien el cajero que querían robar. Una vez elegido el objetivo, en poco más de dos minutos, con la mezcla de oxígeno y acetileno, lo hacían saltar por los aires. Se hicieron con más de 300.000 euros.