Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento suavizará las restricciones a las terrazas

El nuevo concejal de Arquitectura, del PSC, partidario de atender la “singularidad” de cada barrio

Terrasses en la calle de Torrijos, en Gràcia (Barcelona).
Terrasses en la calle de Torrijos, en Gràcia (Barcelona).

Primera intervención del flamante concejal de Arquitectura del Ayuntamiento, el socialista Daniel Mòdol, en el debate sobre la controvertida ordenanza de terrazas, y anuncio de calado: es partidario de "introducir la flexibilidad necesaria" para casar todos los intereses en el uso del espacio público. El concejal del PSC anunció ayer que la modificación que prepara el gobierno de la alcaldesa Ada Colau pondrá el zoom y “mirará caso por caso para encontrar el equilibrio y satisfacer todas las necesidades” en una cuestión que afecta “a un espacio público que cada vez tiene más demanda”.

Mòdol participó en un debate organizado por el Gremio de Restauración, que lleva meses presionando contra la ordenanza. Un texto que fue aprobado por el gobierno del ex alcalde Xavier Trias con el apoyo del PP y que estaba previsto que entrara en vigor por fases, de manera que es el actual Gobierno municipal quién tiene que hacer cumplir los aspectos más controvertidos, como las distancias entre los locales y sus terrazas, o entre las sillas y mesas y el mobiliario urbano.

Las 'discos' de la playa cierran sus terrazas y evitan el precinto

Los locales Shoko, Pachá, Opium y Carpe Diem del Front Marítim han ejecutado en tiempo récord obras para cerrar sus terrazas y evitar así el precinto de sus equipos de música. Los establecimientos, que actúan como discoteca y abrían la terraza de forma que era una prolongación de la pista, han realizado las obras que les exigió como ultimátum el distrito de Ciutat Vella el pasado lunes tras meses de recordar que no cumplían la normativa.

En otoño pasado, el Gremio se rebeló con una dura campaña de presión, asegurando que se perderían miles de mesas y empleos e incluso con personajes conocidos de la ciudad “apadrinando” sus terrazas favoritas. Las presiones surtieron efecto y Colau aplazó a 2018 los aspectos más polémicos y anunció que modificaría el texto.

Ayer, el gremio presentó un estudio que firma la arquitecta Benedetta Tagliabue sobre las terrazas en las grandes capitales europeas que concluye que Barcelona debería ser más flexible para que sus veladores fueran más atractivos. Los restauradores afirman que flexibilizar la norma permitiría que la estética de las terrazas se adecuara a la personalidad de cada establecimiento. Ante la demanda generalizada de mayor flexibilidad, también el concejal del PSC se mostró partidario de no poner toda la ciudad bajo la misma norma.

Durante su intervención Mòdol se refirió varias veces a una “normativa nueva” que debería estar lista “lo antes posible”, aunque desde el área de Urbanismo del Ayuntamiento precisaron que se trata de la “modificación integral que hay en marcha de la ordenanza heredada.

El flamante concejal de Arquitectura, Paisaje y Patrimonio subrayó que “en aquellos lugares donde se ha atendido la singularidad y se ha trabajado en ordenaciones singulares es donde se ha generado más consenso; la singularización es el camino más apropiado”. Y habló también de introducir nuevas variables en la ordenanza más allá de las distancias con las fachadas o el mobiliario urbano y árboles: como la “temporalidad”, dijo, sin precisar.

El presidente del Gremio de Restauración, Roger Pallarols, aplaudió el mensaje lanzado por Mòdol, que calificó de “punto de inflexión que analiza y pone en valor lo que piden los restauradores ante un conflicto que lleva demasiado tiempo existiendo” y crea incertidumbre en el sector. Pallarols celebró la “predisposición” actual del Gobierno municipal y criticó que en los primeros meses de mandato no ha habido voluntad de consenso con el sector.

Los grupos municipales del CiU, Ciutadans, ERC y PP también asistieron al debate. Incluso el ex alcalde Trias se mostró partidario de “ajustar la normativa” atendiendo a las partes “que son de más o menos fácil aplicación y o más complejas, siempre teniendo en cuenta que se trata de espacio público”.

Más información