Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena lanza un “plan de choque” para asfaltar 523 calles y el anillo ciclista

El Ayuntamiento destinará 48 millones de euros de las inversiones financieramente sostenibles tras denunciar las deficiencias del contrato integral de infraestructuras viarias

Desperfectos en la calle de Alcalá de Madrid. Ampliar foto
Desperfectos en la calle de Alcalá de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid llevará a cabo entre julio y septiembre un “plan de choque” de 48 millones para renovar las calzadas y aceras de la ciudad. Esta Operación Asfalto, como se conoce popularmente, afectará a 523 calles de todos los distritos, según ha anunciado esta mañana la portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre (Ahora Madrid). También se mejorarán los accesos a 37 centros educativos y 90 paradas de autobús, así como la calzada del anillo ciclista. Además, se destinarán cuatro millones de euros adicionales para el asfaltado de los accesos a la M-30 por la autovía A-1 y la A-42.

La Junta de Gobierno municipal ha aprobado esta mañana el primer paquete de esta Operación Asfalto, valorado en seis millones de euros; en las próximas semanas, completará este presupuesto hasta llegar a los 48 millones comprometidos. Estos fondos forman parte de las inversiones financieramente sostenibles con las que la Ley estatal de Haciendas Locales permite a los ayuntamientos gastar su superávit o remanente de tesorería positivo.

El pasado mes de diciembre, tras el cierre provisional del ejercicio, el gobierno municipal anunció que destinaría 266,2 millones a inversiones financieramente sostenibles, y de ellos, 28,2 millones al mantenimiento de vías públicas. El 29 de marzo se liquidó el presupuesto municipal de 2015 con un remanente de tesorería para gastos generales de 560,5 millones, permitiendo así que se empezaran a aprobar estas inversiones. El pleno municipal validó días después un gasto de 26,5 millones en el mantenimiento de calles y aceras, además de otras inversiones en autobuses urbanos, carriles-bici, etcétera.

La portavoz municipal, Rita Maestre (Ahora Madrid), ha asegurado que el plan de choque anunciado esta mañana “es necesario porque no se han desarrollado en los últimos años” las actuaciones de la Operación Asfalto tradicionales en verano, lo ha achacado a las deficiencias en el contrato integral de infraestructuras viales, y ha asegurado que esto ha provocado “quejas de los vecinos y con razón”.

La anterior alcaldesa, Ana Botella (Partido Popular) aprobó en octubre de 2013 la licitación de ese contrato integral de infraestructuras viales por un plazo de ocho años de duración, con una previsión de inversión de 147 millones en asfaltado y reforma de calles y aceras. Consciente del estado de abandono que sufría la ciudad por los años de recorte presupuestario, Botella diseñó el contrato de forma que durante los tres primeros años se realizara un esfuerzo extraordinario para devolver la ciudad a un nivel óptimo de mantenimiento. Ese plan de choque, valorado en 30 millones de euros, serviría para renovar 1,7 millones de metros cuadrados de pavimento y 76.000 metros cuadrados de aceras; además, se destinarían otros 20 millones para acondicionar puentes y túneles.

Finalmente, la competencia entre empresas interesadas permitió adjudicar el contrato con unas inversiones superiores a las previstas: así, además de los 147 millones de euros para conservación y mantenimiento de calzadas, se destinarían otros 114 millones para la renovación de vías públicas. De esta forma, en enero de 2014 Botella lanzó una Operación Asfalto extraordinaria para renovar 855.000 metros cuadrados de calzada, 17.000 de aceras y 14 puentes y pasarelas. Estaba previsto que ese plan se extendiera hasta 2016, aunque, a tenor de las denuncias del actual gobierno municipal (que tomó posesión hace un año), ha hecho falta complementarlo con las inversiones financieramente sostenibles.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram