Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez cierra la instrucción y acusa a dirigentes del PP de acarrear votos

La actual directiva del PP provincial de Lugo Teresa Taboada y su expresidente José Luis Iravedra llevaron en 2012 a las urnas a siete ancianos con demencia

El popular José Luis Iravedra.
El popular José Luis Iravedra.

La investigación contra cuatro dirigentes del PP por llevar a votar a ancianos analfabetos y con demencia durante las elecciones gallegas de 2012 llega a su fin. Tras más de tres años de pesquisas, la titular del juzgado de instrucción número 2 de Lugo ha dado el paso previo para abrir juicio oral por delito electoral contra la directiva Teresa Taboada Candal, miembro del comité ejecutivo de los populares lucenses, un cargo que recibió estando imputada; el exlíder de los populares lucenses José Luis Iravedra; y los excargos locales Serafín Rodríguez Rodríguez y Benigno Gómez Abel. La magistrada Sandra Piñeiro ha rechazado la petición de la fiscalía y de la defensa de los investigados para que se archive la causa, en la que mantiene la acusación popular Esquerda Unida (EU).

“Consideramos un éxito para la democracia que se vaya a celebrar el primer juicio del país por un tema de acarreo de votos, una práctica, por desgracia, extendida y asumida por el PP en Galicia. Lo considero un paso esencial en la titánica lucha de regeneración democrática en nuestro país”, ha señalado este jueves el diputado de AGE Ramón Vázquez, que fue testigo de los hechos y que pide la intervención del presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, ya que Taboada es actualmente dirigente de su partido.

Los informes forenses, señala la juez en su último auto, demuestran que los electores que acarrearon los dirigentes populares en compañía de varias monjas, todos internos en el asilo San Roque que regentan las Hermanas de los Ancianos Desamparados, “carecían de capacidad para comprender y decidir el sentido de su voto”.

La abogada y exconcejala Teresa Taboada, miembro del equipo de la recién elegida presidenta provincial Elena Candia, condujo aquel 21 de octubre de 2012 en silla de ruedas a una mujer de 88 años con “deterioro cognitivo” para que introdujera la papeleta en la urna, mientras Iravedra, que aquel día ejercía además como apoderado del PP, hizo lo propio con cuatro dependientes más. Una de aquellas ancianas que el expresidente del PP de Lugo trasladó al colegio electoral, ubicado a 200 metros del asilo, sufría, según recoge la magistrada, una “demencia de perfil Alzheimer”, mientras que a otra, de 98 años, los médicos forenses le detectaron “deterioro cognitivo funcional importante en contexto de demencia senil”.

Iravedra fue durante años tesorero del PP gallego y en los últimos tiempos ha protagonizado controvertidos episodios, desde un enfrentamiento con la policía en Sanxenxo hasta el cobro de millonarias dietas como consejero de la CRTVG.

Además de a Taboada e Iravedra, la investigación judicial por acarreo de votantes señala a dos exmiembros de la dirección local del PP de Lugo: Serafín Rodríguez Rodríguez, que ocupó un puesto en las listas electorales del partido en las municipales de 2003, y Benito Gómez, exmiembro del comité local de los populares lucenses y apoderado de la formación durante aquella jornada electoral de 2012.

La juez ha ordenado al PP que aclare si Taboada y Rodríguez, al igual que Iravedra y Gómez, ejercieron aquel día como apoderados del partido, aunque ha rechazado la petición de Esquerda Unida de tomar declaración como testigo a José Manuel Barreiro, que en aquel momento era presidente provincial de la formación. La titular del juzgado número 2 solicita además a las partes que formulen escrito de acusación o sobreseimiento para así poder dictaminar la apertura de juicio oral.