Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amado Granell, el héroe valenciano del siglo XX

La traducción de la primera biografía reivindica la dimensión valenciana del héroe olvidado

Bayarri, Safont y Palomero en la presentación del libro en Burriana.
Bayarri, Safont y Palomero en la presentación del libro en Burriana.

No sólo los franceses borraron su nombre del pie de foto en la portada del 25 de agosto de 1944 del periódico Libération que anunciaba la llegada de los aliados a París. Sino que sus propios convecinos desconocen la figura de uno de sus ciudadanos más ilustres. Pero algo está cambiando y tanto la sociedad civil como las instituciones han iniciado un proceso de reparación y redescubrimiento para poner en valor la figura de Amado Granell Mesado (Burriana 1898-Sueca 1972), un héroe valenciano del siglo XX.

El hecho de haber sido el primer francés libre en entrar en el Hôtel de Ville de París en 1944, ocupada por la Alemania nazi, debería ser suficiente para ser considerado un héroe. Pero en el caso de Granell, éste tan solo es uno más de los actos heroicos en los que participa con papel protagonista.

La editorial Companyia Austrohongaresa de Vapors acaba de publicar la traducción al valenciano de la primera biografía de Amado Granell. Esta obra, escrita por el historiador militar francés Cyril Garcia y traducida por Francesc Bayarri, relata y reivindica su figura, olvidada en Francia a pesar de su contribución a la victoria de los aliados y de los numerosos reconocimientos, entre los que destaca la Legión de Honor, máxima distinción que otorga el Estado francés.

En su dimensión valenciana, la personalidad de Granell vive una segunda marginación debido a que los hechos de París ciegan la poca luz que hay sobre su vida. En opinión de Bayarri “Granell es un gran vertebrador del País Valenciano. Nacido en Burriana, se casa en Valencia y reside en Orihuela y Alicante. Sorprende que nadie hubiera puesto la palabra valenciano en los títulos, cuando no pierde su acento en ningún momento, es concejal por Izquierda Republicana en Orihuela e interviene en las decisivas batallas de Teruel, de Castellón…defiende la línea XYZ, defiende Valencia…La sola vida de este luchador por la democracia y por la libertad serviría a las nuevas generaciones para acercarse a una época decisiva de la historia”.

Diversas instituciones municipales, tanto francesas como españolas, han hecho un esfuerzo por reivindicarle. El ayuntamiento de París descubrió una placa en 2004 al que acudió el entonces concejal de cultura de Burriana, José Ramón Calpe, y en 2014 realizó un homenaje a los liberadores de París.

En concreto, su localidad natal continúa trabajando en distintas iniciativas. El concejal, Vicent Granel explica que “estamos trabajando y creemos que pronto será una realidad la celebración de unas jornadas dedicadas a la figura de Amado Granell, tras la presentación esta misma semana en el Centre Municipal de Cultura La Mercè de la traducción al valenciano del libro de Cyril Garcia.

La ciudad de Valencia ha aprobado dedicarle una calle “importante y significativa” dentro de un proyecto de adaptación del nomenclátor municipal a la Ley de Memoria Histórica. Su alcalde, Joan Ribó, transmitió este proyecto al consulado francés el pasado noviembre. Así mismo, ciudades como Alicante, Orihuela o Sueca, donde está enterrado tras morir en un accidente de coche cerca de la localidad en 1972, han proyectado actos para reivindicar y dar a conocer al héroe valenciano del siglo XX.

El propio Francesc Bayarri y el guionista Juli Esteve, de la productora Infotelevisió, han presentado un proyecto al Gobierno valenciano para realizar un documental sobre la figura de Granell. Además, Bayarri ha puesto el foco en la dignificación de la lápida del cementerio de Sueca, que tras ser pagada por el Gobierno francés nada más contempla dos iniciales, LH, correspondientes a su condecoración con la Legión de Honor.

Una muestra de la dimensión valenciana de Granell es su periplo africano. Casi finalizada la Guerra Civil española, logra salir de Alicante, mientras la aviación franquista bombardea la ciudad, a bordo del Stanbrook, en el que 2.638 compatriotas y extranjeros huyen de las tropas franquistas.

El buque es un carbonero británico que tras descargar minerales en la ciudad es de los pocos barcos que se acerca al puerto para recoger a los refugiados. Viaja escorado por el peso en dirección a Orán,  en el norte de África. Allí se reencuentra con su hermano Vicente, llegado años antes, y con una numerosa comunidad valenciana de emigrados casi un siglo atrás cuando el país pasó a ser colonia francesa en 1830.

De hecho, como relata Basilio Trilles, autor de una biografía novelada del militar burrianense, “la comunidad que se encuentra en Orán se agrupa en torno al barrio de Bad-el-Oued y se comunica en un dialecto, el pataouète, que mezcla francés, árabe y catalán y agrupa acentos y expresiones alicantinas, menorquinas y occitanas”.

Trilles relata una anécdota que conecta el republicanismo de Vicente Blasco Ibáñez con Amado Granell, quien parece tener la habilidad de estar presente en todos los hechos históricos de su época. “Embarca en el Franconia como miembro del Regimiento de Marcha del Chad con la expedición que traslada las tropas del general Leclerc hacía las costas británicas para prepararse para el desembarco de Normandía. Gran lector de Blasco Ibáñez, Amado Granell se da cuenta de que está en el mismo barco desde que el valenciano escribió La vuelta al mundo de un novelista y se da el gusto de sentarse en la mesa que el escritor tenía reservada”, cuenta Trilles.

En la campaña de Normandía, Granell será el encargado, junto a Raymond Dronne y Rafael Lafuente, de dirigir la 9ª Compañía de Regimiento del Chad, conocida por el seudónimo de La Nueve y que la periodista alicantina Evelyn Mesquida rescata del olvido en el libro La Nueve. Los españoles que liberaron París.

Más información