El enroque ‘okupa’ complica la salida a los altercados de Gràcia

Ada Colau intensifica la negociación tras cuatro días sin disturbios en el barrio

Varios jóvenes acampados a las puertas del Banco Expropiado.Massimiliano Minocri / ATLAS (atlas)

Tregua en Gràcia en el conflicto por el desalojo del llamado Banco Expropiado que la semana pasada originó tres noches de disturbios en este céntrico barrio de Barcelona. Por un lado, el enroque de los okupas, que ven en el regreso al banco la única solución al conflicto complica su resolución. Pero por otro, la ausencia de altercados graves —salvo los que se vivieron el domingo a mediodía— contribuye a rebajar la tensión y da aire al Ayuntamiento de Ada Colau a quien todo el mundo señala como quien tiene que encontrar la solución sin ser responsable del tema. Ayer el colectivo okupa emitió un comunicado criticando la “campaña de criminalización de manual” que se ha hecho desde los medios de comunicación y los Mossos d'Esquadra.

Más información
“Los violentos no son del barrio”
Vídeoanálisis | ¿Qué está pasando en Gràcia?
El contrato de alquiler de Trias con los okupas: todo pagado, hasta la tasa de basura

En paralelo, siguen haciéndose públicas muestras de solidaridad con un proyecto, el del Banco Expropiado, que hasta un partido de centro derecha  como CiU ha valorado como muy positivo. Ayer fue la FAVB, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona, quien les apoyó y criticó la actuación policial.

La alcaldesa Ada Colau se refirió a la “dificultad de inicio” porque los colectivos no quieren dialogar, pero insistió en “buscar una solución para que las actividades se puedan realizar y mantener la convivencia en el barrio”. “Hay motivos para pensar que se pueden encontrar soluciones”, afirmó sin dar más detalles. El concejal de Gràcia, Eloi Badia, está volcado en encontrar una solución, aseguran fuentes municipales.

Reuniones con entidades

El jueves pasado Badia sentó en una misma mesa a entidades, comerciantes y la asociación de vecinos del barrio en una primera toma de contacto en un barrio donde hay decenas de entidades culturales históricas. La Asociación de Vecinos del barrio mantiene que hará de mediadora “si las dos partes”, okupas y vecinos, se lo piden. Badia sigue manteniendo contacto con entidades, y esta tarde está prevista una reunión que podría ser determinante. 

Se trata de un encuentro de la plataforma vecinal Gràcia on vas? [Gràcia, a dónde vas] que lideró el proceso participativo durante la elaboración del Plan de Usos en pleno pico del malestar por la creciente presión turística, inmobiliaria y de locales de ocio sobre el barrio. La reunión de esta tarde es ordinaria pero el primer punto que se tratará será la crisis que vive el barrio y algunas fuentes aseguran que los okupas asistirán al encuentro.

Por otro lado, El Sindicato de Mossos d'Esquadra (SME) acusó ayer a Colau de “echar balones fuera” en el conflicto con los okupas. La fuerza sindical emplazó a la alcaldesa a buscar una “solución” no policial, al entender que es la “máxima responsable” del caso. El SME pidió a Colau que no aparente que “el tema no va” con ella, pese a tener un “problema grave de incidentes violentos” en uno de los barrios de la ciudad que gobierna.

El SME respondía así a la propia Colau, que la semana pasada pidió a los agentes que actuaran con “proporcionalidad” en la dispersión de las manifestaciones contra el desalojo.

“Capital del vandalismo”

El ministro del Interior aseguró ayer que Barcelona se ha convertido estos días, tras los altercados del barrio de Gràcia, en “la capital del vandalismo y los antisistemas”. Fernández Díaz afirmó que en Cataluña se “está viviendo tensión y división social”. El ministro de Interior y candidato del PP en Barcelona para las próximas elecciones generales criticó que a Convergencia la “hemos visto poner la alfombra a Otegi en el Parlament”. “¿La nueva Convergencia en qué consiste? ¿En pagar el local a los okupas? Les invitan a la fiesta y pagan el alquiler”, ironizó. Fernández Díaz vaticinó que los altercados “se puede cronificar dañando el polo de atracción turística que es Barcelona, a la que algunos pretenden identificar con la capital antisistema”. Mostró su apoyo a los Mossos d’Esquadra y eludió contestar a por qué en Gràcia se habían realizado tan pocas detenciones.

Una decena de jóvenes plantaron el domingo una tienda de campaña frente a lo que era el centro okupado. Los activistas aparcaron momentáneamente las movilizaciones sustituyéndolas por clases de Tai-chi en plena calle.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS