Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado archiva la causa por los desprendimientos de Cortes de Pallás

El juez investigaba la comisión de un posible delito contra los derechos de los trabajadores

Un agente de la Guardia Civil observa el corrimiento de tierras en Cortes de Pallás.
Un agente de la Guardia Civil observa el corrimiento de tierras en Cortes de Pallás.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Requena (Valencia) ha sobreseído de forma provisional la causa abierta por el corrimiento de tierras ocurrido el 6 de abril de 2015 en la CV 428, que provocó un desprendimiento de piedras y arena sobre la calzada, que dejó incomunicada por carretera la localidad de Cortes de Pallás.

El juez estima así la petición del ministerio fiscal que, tras examinar la documentación disponible, solicitó el sobreseimiento provisional de las diligencias el pasado 11 de mayo, por entender que los hechos investigados no eran constitutivos de delito. En un auto de tres páginas facilitado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana, el instructor explica que "tras agotar todas las vías de investigación, no ha quedado acreditado la comisión del posible delito objeto de la investigación, siquiera de forma provisional e indiciaria".

El juzgado investigaba la comisión de un posible delito contra los derechos de los trabajadores ya que, como consecuencia del derrumbe, resultó herido un vigilante de seguridad de la central Hidroeléctrica de Iberdrola.

Los hechos sucedieron el 6 de abril del año 2015, cuando se produjo un desprendimiento de piedras y arena sobre la calzada de la carretera CV-428, a la altura del kilómetro 15. El desprendimiento afectó a los accesos de la central Hidroeléctrica La muela II, provocó lesiones leves a un vigilante de seguridad de la misma y dejó aislado al municipio de Cortes de Pallás.

En su resolución, el juez considera que el Plan de Emergencia aportado por Iberdrola "contenía una previsión específica para el riesgo concreto que se materializó el día del corrimiento de tierras".

"Del atestado registrado se desprende que, de forma inmediata, se coordinó con la Guardia Civil y Bomberos un perímetro de seguridad, que se hizo recuento de todos los trabajadores encontrándose todos en perfecto estado salvo el vigilante de seguridad, que fue atendido en primera instancia por los servicios médicos de Iberdrola y posteriormente fue trasladado en ambulancia hasta los servicios de urgencias", afirma el magistrado.

Detalla, además, la intervención de la Diputación, que procedió a la colocación de mallas metálicas en diversos taludes para asegurar el terreno. Examinados los informes técnicos aportados por las distintas partes, la Fiscalía solicitó hace 15 días el archivo de la causa. Ahora, el juzgado estima esta petición y sobresee provisionalmente las diligencias.

El archivo de la causa en vía penal no impide que el trabajador herido en el siniestro pueda reclamar en la jurisdicción civil la indemnización que le pudiera corresponder por las lesiones que sufrió.