Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Mossos desalojan el ‘Banco Expropiado’ de Gràcia

Dos okupas se fijan con cemento a la caja fuerte del inmueble okupado desde 2011

Imagen de los momentos previos al desalojo del Banc Expropiat.
Imagen de los momentos previos al desalojo del Banc Expropiat.

Los Mossos d’Esquadra han iniciado este lunes en Barcelona el desalojo del llamado Banco Expropiado de Gràcia, una casa que permanecía okupada desde octubre de 2011 en el número 181 de la Travessera de Gràcia.

A las 8.00 de la mañana una quincena de furgonetas de la Brigada Móvil y el Área de Recursos Operativos de la policía autonómica han cortado los accesos al edificio. Decenas de agentes han comenzado a desalojar a los okupas que habían pasado la noche en el interior del local.

Mientras se estaba efectuando el desalojo, diversos simpatizantes y compañeros de los okupas se han concentrado en la plaza de la Revolució para condenar la acción policial. Además, dentro del edificio dos okupas se han fijado a cemento en el interior de la caja fuerte del inmueble, lo que ha provocado que se retrasara durante horas el desalojo.  Hay convocadas varias manifestaciones para esta misma tarde en el barrio de Gràcia.

El edificio fue okupado en 2011 y no fue hasta mayo de 2013 cuando el propietario del inmueble, Catalunya Caixa, hizo llegar la demanda civil a los okupas para que desalojaran el edificio. Fueron varios los litigios entre la entidad y los okupas, hasta el punto que en una de las manifestaciones en apoyo a los activistas se okupó otra oficina bancaria en Gràcia que se bautizó Tres Lliris y que fue desalojada el pasado mes de noviembre.

El Banco Expropiado pertenece ahora a una inmobiliaria que es la que ha seguido adelante con el litigio. En julio de 2014 la citada sociedad consiguió una sentencia de desalojo. Según los propios okupas el gobierno de Trias “queriendo comprar la paz social” firmó un contrato de alquiler con la inmobiliaria. Un contrato que “dejó de pagarse el 1 de enero de 2016”. La propia alcaldesa, Ada Colau, ha asegurado esta mañana que se hizo una mala gestión y una "mala utilización del dinero público para tranquilizar una situación en época electoral". Colau se ha desmarcado asegurando que "han desalojado los Mossos un tema entre privados que se ha resuelto judicialmente".

 El movimiento okupa ha alertado en las redes sociales que el desalojo de este edificio tendrá como consecuencias diversas movilizaciones por la ciudad.