Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La multinacional ThyssenKrupp reabrirá su planta de Sagunto

El presidente de la Generalitat se reunirá con la dirección de la compañía en junio

La planta de Galmed, en Sagunto, en la actualidad. Ampliar foto
La planta de Galmed, en Sagunto, en la actualidad.

Sagunto, situada al norte de la provincia de Valencia, ya celebra la reapertura de la planta de productos galvanizados que la multinacional alemana ThyssenKrupp cerró en el año 2013. La baja carga de trabajo de Galmed, como consecuencia de la crisis económica, determinó su sacrificio, y que la compañía decidiera concentrar la producción en Alemania. Pero las cosas han cambiado para la empresa en el último año. El número de coches matriculados está aumentando y la demanda de chapas galvanizadas por inmersión en caliente es cada vez mayor. Dos razones poderosas que han llevado aThyssenKrupp a retomar la actividad de las instalaciones valencianas.

La reapertura de Galmed beneficiará en primer lugar a los 165 trabajadores que fueron despedidos. Y de forma indirecta dará empleo a más de 600 personas, ha manifestado a EL PAÍS Begoña Cortijo, secretaria general de Comisiones Obreras del Camp de Morvedre. “Es una gran noticia para Sagunto y la comarca porque supone la recolocación de las personas incluidas en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) y el retorno, si quieren, de una treintena de trabajadores que fueron desplazados a Alemania”, ha indicado Cortijo, que forma parte de la Comisión de Seguimiento de ThyssenKrupp Galmed, cuyo ERE tiene vigencia hasta el año 2020.

La representante de CCOO, único sindicato con voz en la compañía, ha avanzado que la empresa no tiene previsto retrasar la puesta en marcha de las instalaciones porque ya hay personas trabajando en el estudio de necesidades industriales y de personal de la factoría. “La planta de Galmed no fue cerrada del todo. El mantenimiento se mantuvo y ese hecho facilitará ahora el rápido inicio de las actividades”, ha agregado Cortijo.

Reconversión de los 80

M.J.S

ThyssenKrupp se instaló en Sagunto -que en la actualidad tiene más de 65.000 habitantes- tras la dura reconversión industrial de Altos Hornos del Mediterráneo (AHM) que se ejecutó hace 33 años, y que cambió la vida de miles de familias y el paisaje de la localidad valenciana.

La reconversión afectó especialmente al puerto de Sagunto, a seis kilómetros del casco urbano y con una población, en aquella época, de 35.000 habitantes de los 55.000 que tenía entonces. 2.000 obreros de los cerca de 4.300 que llegó a tener AHM fueron despedidos tras la reconversión siderúrgica aprobada en julio de 1983. La tasa de paro del municipio es del 15%.

El presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, se reunirá el próximo 1 de junio con la dirección de la compañía en Alemania, un encuentro en el que participará el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz. Puig valora el “importante impulso que supondrá para la política de reindustrialización emprendida” por el ejecutivo que preside.

La entrada en funcionamiento de Galmed, prevista para el verano, recuperará la capacidad del polígono con un incremento en la producción de las empresas proveedoras, como es el caso de ArcelorMittal Sagunto que hace tres años también sufrió en sus propias carnes el cierre de la compañía ThyssenKrupp, que supuso una amplia reestructuración de la empresa. El acuerdo al que hayan llegado las dos multinacionales, -ArcelorMittal era el principal proveedor- incrementará la fabricación de esta última.

El líder socialista no es el único que se felicita por las futuras inversiones en el Camp de Morvedre. Su socio en la Generalitat, Compromís, ostenta la alcaldía de Sagunto, la capital de una comarca que quiere volver a ser un referente industrial siderúrgico en el Mediterráneo. “Es una magnífica noticia y el Ayuntamiento está ofreciendo todas las facilidades para que la planta empiece a funcionar enseguida”, ha avanzado a EL PAÍS Teresa García, concejal de Sagunto y diputada en el Parlamento valenciano. “El cierre se produjo por causas ajenas a la planta, que era una de las mejores. Había una superproducción en Europa y optaron por cerrar en ese momento”, ha señalado García. “Han reconocido su error y la nueva situación supondrá la revitalización de nuestro tejido productivo ”, ha agregado. La multinacional se instaló en Sagunto tras la dura reconversión industrial de los 80.

Más información