Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La militancia de Anova aprueba por amplia mayoría reeditar En Marea

Las bases consideran que la fórmula de coalición que plantean Podemos e IU no es la mejor para lograr grupo propio pero la aceptan

Pablo Iglesias, líder de Podemos, y Xose Manuel Beiras, líder de Anova, el pasado 3 de julio.
Pablo Iglesias, líder de Podemos, y Xose Manuel Beiras, líder de Anova, el pasado 3 de julio.

Las bases de Anova, el partido nacionalista fundado por Xosé Manuel Beiras, aceptan mayoritariamente que la formación concurra a las generales del 26 de junio de la mano de Podemos e Izquierda Unida pese al hecho de que estas dos fuerzas estatales se nieguen a convertir la confluencia en un partido instrumental. Un 75% de los militantes han apoyado esta opción en la consulta celebrada este viernes, en la que, sin embargo, también casi un 80% de los participantes han dejado claro que la transformación de la coalición en un partido es la fórmula jurídica "más adecuada para garantizar los objetivos políticos de En Marea de cara al 26-J".

Según ha informado Anova, la participación han sido del 68%, la mayor registrada en las consultas telemáticas realizadas hasta ahora por la organización. Ante la negativa de Podemos e IU a transformar En Marea en un partido, el resultado de la votación en la formación de Beiras supone que Anova repetirá la coalición pese a asumir que volverá a impedirles la consecución de un grupo parlamentario propio si la composición de la Mesa del Congreso no da un vuelco en favor de Unidos Podemos.

En Marea concurrió el 20-D como coalición y, pese a lograr los escaños y votos suficientes, la Mesa del Congreso le negó el grupo propio. PP y PSOE alegaron que no cumplía el requisito de que dos candidatos que militen en un mismo partido no puede pertenecer a dos grupos distintos si esas fuerzas además no se han enfrentado en las urnas, circunstancia en la que incurrían los miembros de Podemos e IU que fueron en las listas de En Marea. Tanto la dirección como las bases de Anova consideran que la conversión de la confluencia en partido esquivaría el veto, una afirmación que ponen en duda sus aliados estatales. Finalmente, tras la consulta a las bases, la organización de Beiras aceptará la fórmula de coalición y cierra la puerta a la posibilidad de romper la alianza pese a la tensión de los últimos días, agudizada por la negativa de Podemos e IU a celebrar primarias abiertas para elegir a los miembros de las candidaturas del 26-J.