Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nieto de Muñoz Ramonet dice que la fundación municipal miente

Manuel Castelo reitera que es el único dueño del ‘goya’ y el ‘greco’

Fragmento de 'La Anunciación' de el Greco, una de las dos obras estrellas de la colección Muñoz Ramonet.
Fragmento de 'La Anunciación' de el Greco, una de las dos obras estrellas de la colección Muñoz Ramonet.

En el largo proceso que enfrenta al Ayuntamiento de Barcelona con las cuatro hijas de Julio Muñoz Ramonet por el legado que este industrial dejó a la ciudad en 1991, éstas solo habían dado a conocer su versión en marzo de 2014, tras la querella criminal que la Fundación Julio Muñoz Ramonet les interpuso por apropiación indebida. Hasta entonces, silencio absoluto. Ayer, tras anunciar la Fundación que Manuel Castelo, nieto de Julio Muñoz, devolvería en calidad de depósito dos de las obras de la colección, una de El Greco y otra de Goya (valoradas en 7,3 millones) como le impone el juzgado que ejecuta la sentencia del Supremo de 2012, Castelo hizo público un comunicado “ante la falta de veracidad de los hechos”.

En el breve texto, sin negar que se vaya a producir el depósito anunciado, reitera que es el dueño de las pinturas tras heredarlas de su padre Jesús Castelo, que había acreditado su propiedad. Recuerda que el juez denegó la entrega de los cuadros cuando la Fundación los pidió en 2011; que la fundación sabe que las obras eran de su padre y que ahora son suyas y que nunca se las ha disputado en un juzgado a ninguno de los dos, sino que ha sido él quién ha demandado a la Fundación (el pasado mes de diciembre en un juzgado de Madrid) para que reconozca su propiedad.

Tras remitir la nota, Eudald Vendrell, abogado de la Fundación contestó punto por punto al comunicado, asegurando que Manuel Castelo no tiene ningún título de propiedad y por eso ha presentado una demanda en la que reclama su propiedad, resaltando que en la petición al juez se alega “el derecho de usucapión y no la herencia, por lo que se entra en contradicción”. Que, efectivamente, la Fundación solicitó la entrega de los cuadros cuando los recuperó la Guardia Civil en 2011 durante la Operación Creta tras la denuncia de robo realizada por la madre de Manuel Castelo contra su padre Jesús Castelo, pero que se remitió el caso al juzgado de Barcelona que lleva a cabo la ejecución de la sentencia; que es falso que una sentencia en 2015 reconozca derecho alguno de propiedad, ni a Jesús ni a Manuel Castelo, sino que ratifica la del Supremo en el sentido de que las dos obras forman parte del legado que dejó Julio Muñoz y por lo tanto son de la Fundación.

Vendrell rechaza que la Fundación reconozca que los cuadros son de Jesús o Manuel Castelo. Y si no ha pleiteado contra ellos “es porque tiene reconocida la propiedad de los cuadros por el Supremo en 2012”. La demanda de diciembre para Vendrell es “la demostración de que, hasta ahora, Manuel Castelo no tiene ningún título de derecho de propiedad, pero reclamar un derecho no significa tenerlo”. Por último, Vendrell insiste y aporta el documento de 20 de abril que demuestra que Castelo, mediante un escrito que ha presentado la empresa familiar Culturarte al Juzgado de Primera Instancia de Barcelona, está dispuesto a entregar a la Fundación los dos cuadros en depósito, tal y como se anunció el miércoles, hasta que se resuelva la demanda interpuesta en diciembre, “que es lo que se ha dicho en las informaciones publicadas en los últimos días”, remacha Vendrell.

Más información