Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ANC dividida elige a su presidente

Liz Castro opta por segunda vez a liderar la entidad independentista

Liz Castro y Jordi Sánchez, en una fotografía de hace un año.
Liz Castro y Jordi Sánchez, en una fotografía de hace un año.

Liz Castro optará hoy a presidir la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en las elecciones que celebrará el secretariado de la organización en Ripoll (Ripollès). La escritora, considerada del sector crítico, inicialmente debía enfrentarse con el actual presidente, Jordi Sànchez, que había anunciado su intención de repetir en el cargo. No obstante, fuentes cercanas a Sànchez han señalado que no participará en la primera votación y dejará que Castro se convierta en la presidenta si logra los avales necesarios, dos tercios de los 77 miembros. Si no fuera así, el actual presidente sí participaría en una segunda vuelta.

A tenor de lo que sucedió el pasado sábado en las elecciones, Castro sería la favorita para asumir la máxima representación de la organización, ya que fue la candidata más votada, con 4.071 votos, frente a los 4.005 obtenidos por Sánchez. Pero los equilibrios no son los mismos entre los miembros del secretariado, como se puso de manifiesto en 2015, cuando Castro fue la preferida entre los socios de la entidad y, en cambio, sucumbió ante Sánchez en la elección final de los secretarios de la ANC.

El pasado sábado, el sector crítico logró situar a sus 20 candidatos entre los 77 miembros del secretariado. En las votaciones, además de la victoria de Castro, también se puso de manifiesto la fuerza de otros díscolos con la dirección: Antonio Baños (3.752 votos) y Quim Torra (3.705).

Las elecciones en la organización han vislumbrado las tensiones internas que sufre la Asamblea Nacional Catalana en pleno proceso soberanista. Hay acusaciones recíprocas de partidismo. Unos porque Convergència habría tomado poder en una entidad vinculada originalmente a Esquerra Republicana y otros porque consideran que la ANC tuvo un papel determinante para que ERC aceptara finalmente presentarse a las elecciones autonómicas del 27-S en una candidatura conjunta con CDC.