Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imágenes que cuestionan Europa

El Festival de Fotografía Documental de Barcelona pone el foco en la crisis de la emigración, los valores y el futuro del continente

El fotógrafo presenta, con la técnica de la refotografía, una imagen de la emigración de la posguerra en Barcelona.
El fotógrafo presenta, con la técnica de la refotografía, una imagen de la emigración de la posguerra en Barcelona.

“Europe: Lost in Translation” es el certero lema del DOCfield de este año. Porque si hay algo que está en cuestión en los últimos tiempos es la pérdida de los valores que inspiraron la idea de la unión entre los países del viejo continente. ¿Dónde están los principios generales de bienestar social o de fronteras abiertas? De alguna manera eso es lo que interrogan las imágenes que retratan la crisis de los refugiados, los nacionalismos, la pobreza endémica por los dictados financieros, la vieja y actual emigración que dejó —y deja— miles de niños apartados de sus padres, el capitalismo neoliberal y muchos temas más que conforman la cuarta edición del Festival de Fotografía Documental de Barcelona.

“El objetivo esencial del tema elegido para este año es despertar la conciencia e insistir en que el futuro de Europa está en nuestras manos. DOCfield muestra el compromiso de la fotografía”, explica Natasha Christia, comisaría de la edición de este año. La escritora y profesora griega, establecida en España desde hace más de una década, está convencida de que la fotografía es un instrumento imprescindible de denuncia y no cree que el fotoperiodismo y la prensa estén tomando caminos diferentes: “otra cuestión es el uso que hacen los medios de comunicación de los trabajos profesionales”, apunta. Precisamente, los trabajos que muestra DOCfield de más de un centenar de fotoperiodistas son, por norma general, fruto de una dedicación importante de recursos y tiempo. Lo es, por ejemplo, la exposición Los Muros de Europa, realizada por cinco fotógrafos —Bru Aguiló, Rober Astorgano, Manu Gómez, Antoni Litov y Mónica Parra— que acompañaron en su recorrido a refugiados en su periplo europeo desde setiembre de 2015 hasta marzo pasado Una muestra que se podrá ver en el Pati Llimona de Ciutat Vella. Otro ejemplo: la dedicación durante años del fotoperiodista Alessandro Penso para plasmar el paso de los refugiados —especialmente de Siria, Afganistán e Irak— por la pequeña isla de Lesbos, que le da el nombre a la exposición y que se podrá ver en el Museo Marítim de Barcelona.

Una imagen de una refugiada tomada en Lesbos que se podrá ver en DOCfield. ampliar foto
Una imagen de una refugiada tomada en Lesbos que se podrá ver en DOCfield.

El DOCfield de este año lo conforman una treintena de exposiciones. Tres de ellas son colectivas y abordan los ejes principales del festival: El hombre europeo donde se apela la identidad del continente en el pasado y contrasta esa memoria y la amnesia con trabajos de Michal Iwanowski, France Keyser, Pierro Martinello y Dana Popa; las Consideraciones de un apolítico, donde se palpa el rampante euroescepticismo y la crisis de los valores que incluye fotografías de Simone Donati, France Keyser, Borut Krajnc, Josep Maria de Llobet, Daniel Mayrit y Carlos Spottorno; y Mitos de un futuro próximo, a propósito de lo que vendrá que retratan Carlos Alba, Arnau Bach, Julián Barón y Nico Baumgarten. Un festival que también contará con el trabajo La Ville Noire. El corazón oscuro de Europa, de Giovanni Troilo, a quien le fue retirado el premio World Press Photo el año pasado tras una polémica por la localización de las imágenes. “Es un gran fotógrafo con una obra muy interesante que queremos mostrar”, defendió la comisaría del DOCfield.

Una imagen que retrata de la crónica poética de Ucraina. ampliar foto
Una imagen que retrata de la crónica poética de Ucraina.

Los trabajos fotográficos se podrán ver en una veintena de espacios de la ciudad y en algunas de las presentaciones estarán los autores, como es el caso de Recuerdos desplazados, un trabajo de Ricard Martínez que recupera la memoria de los emigrantes de las primeras décadas y hasta mediados del siglo pasado de Barcelona. La suya es una de las exposiciones que ocupará un espacio abierto, el de los jardines del edificio histórico de la Universidad de Barcelona. “Hay mucha gente que no suele ir a exposiciones y la forma de llegar a ellos es que los trabajos estén en espacios abiertos”, apuntaba Silvia Omedes en la presentación del DOCfield que es promovido por la Fundación Photographic Social Vision y que se prolongará hasta el 19 de julio.

Este año se suman espacios de barrios que no solían entrar en el festival, como el Arxiu Fotogràfic de Barcelona, la biblioteca Joan Maragall, Bostik, Goethe Institut y Espronceda Center. Vuelven los itinerarios para ver algunas de las exposiciones con la comisaria como guía y las veladas con proyecciones gratuitas y al aire libre en las noches de los jueves del mes de junio.