Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quiere convertir la Gran Vía en peatonal? ¿O un santuario de animales? ¡Vote!

Madrid abre la fase final para decidir el destino de los 60 millones destinados al presupuesto participativo de 2017, con 648 propuestas de inversiones

El Ayuntamiento de Madrid ha abierto hoy el plazo de votación para que los madrileños decidan en que gastan los 60 millones de euros reservados en el presupuesto municipal del año que viene para proyectos elegidos por los vecinos. Hasta el 30 de junio, los madrileños podrán seleccionar 10 opciones para toda la ciudad y otras tantas para el distrito que elijan, entre los 648 proyectos que han pasado la criba de la primera votación ciudadana y del análisis de viabilidad de técnicos municipales. Entre las opciones disponibles está construir carriles bici o bibliotecas, sembrar bancos y fuentes por toda la ciudad, calmar el tráfico de grandes avenidas como el paseo de Extremadura o de Delicias, e incluso convertir la Gran Vía en un bulevar (con una zona peatonal ajardinada en el centro) o en completamente peatonal.

Gran Via Ampliar foto
Los concejales Esther Gómez y Pablo Soto, vestidos de chulapos por San Isidro en la presentación de la fase final de los presupuestos participativos.

A la primera fase de estos presupuestos participativos se presentaron 5.184 propuestas, que fueron sometidas a votación entre el 1 y el 15 de abril para ordenarlas según el favor de los vecinos. A continuación, las que mayor respaldo recibieron fueron analizadas para evaluar su coste (de forma que no sobrepasaran los límites de gasto), y su ajuste a la legalidad y a las competencias municipales.

Las 648 que han pasado esta criba se someten ahora a la votación definitiva, hasta el 30 de junio. Podrán participar todos los ciudadanos mayores de 16 años empadronados en la ciudad. El Ayuntamiento se ha comprometido a incluir en los presupuestos municipales de 2017 los proyectos más votados hasta completar el presupuesto fijado: 36 millones para actuaciones en los 21 distritos, y 24 millones para aquellas que comprendan el ámbito de toda la ciudad.

Carril bici "real" y fuentes públicas

En la votación de abril, el proyecto más respaldado fue la creación de un “carril bici real”, es decir, separado de la calzada con bolardos y “no como hay ahora que se ha pintado una bici en un carril de los que usan los coches”. El Ayuntamiento ha valorado esa propuesta en 10,3 millones de euros. La segunda más respaldada abogaba por instalar fuentes de agua potable en las calles y plazas públicas; sumando urinarios públicos, costaría 1,2 millones de euros.

Repoblar los alcorques vacíos con árboles y recuperar la red de búho-metro (los autobuses municipales que replicaban en horario nocturno la ruta de las líneas de metro) fueron las siguientes más respaldadas en abril. Ambas han desaparecido sin embargo de la votación final, presumiblemente por no entrar dentro del marco de las inversiones presupuestarias posibles.

El Ayuntamiento ya advirtió que serían propuestas válidas, por ejemplo, remodelar un parque, mejorar el alumbrado público, colocar bancos o fuentes, poner un paso elevado, reformar o construir un centro cultural o deportivo, comprar coches de bomberos o autobuses urbanos, etcétera. No lo serían, en cambio, construir un colegio, un hospital, una carretera, una estación de metro o de tren (porque son competencias regionales o estatales); o mejorar la limpieza de las calles, ampliar BiciMAD o incrementar la frecuencia de los autobuses municipales (porque no son inversiones).

También ha desaparecido la votación la propuesta para crear un centro de reaprovechamiento de comida (Refood), para que “los restaurantes, supermercados y agricultores donen sus excedentes diarios” y un grupo de "voluntarios recojan, empaqueten y distribuyan esa comida a las personas que lo necesiten”. Y la que abogaba por “mejorar el transporte público” y “crear aparcamientos disuasorios” para “que se pueda cerrar al tráfico la zona centro, haciéndola peatonal”.

Paneles solares y una tarjeta "multi-Madrid"

Si se mantienen la propuesta para instalar paneles solares en los edificios municipales, que costaría 600.000 euros. Desaparece sin embargo la colocación de recolectores de residuos enterrados en todos los distritos. Y sobrevive la creación de una “tarjeta multi-Madrid” que reúna “todos los servicios de la ciudad: transporte, instalaciones deportivas, bibliotecas, etcétera”. Costaría 4,2 millones de euros.

En esta ocasión, el Ayuntamiento no permite ordenar las propuestas según el número de votos, sino por su coste estimado. Así, entre las que atañen a toda la ciudad, las más caras son: construir un polideportivo en el barrio de Las Tablas (18 millones); habilitar las naves aún vacías de Matadero para propuesta culturales (18 millones); reformar el paseo de Extremadura para aliviar el intenso tráfico (16,5 millones); crear corredores peatonales y para bicicletas en el paseo de Recoletos y el distrito de Salamanca (16,4 millones); construir viviendas para familias desahuciadas, para personas con pocos ingresos o para jóvenes (15 millones); reasfaltar todo Madrid (15 millones); peatonalizar la plaza de Olavide (14,9 millones); y transformar la Gran Vía en un bulevar con una zona central arbolada y de paseo (14 millones) o, directamente, convertirla en peatonal (12 millones).

Otras propuestas pasan por extender el parque de Madrid Río hasta el puente de los Franceses (10 millones); instalar bancos por toda la ciudad para sentarse (7,3 millones); rehabilitar el teatro Madrid (7 millones); crear santuarios para animales abandonados (5,5 millones); transformar el paseo de las Delicias para que deje de ser “una autopista urbana” (5,5 millones), etcétera. Eso, en cuanto a proyectos para toda la ciudad. Puede consultar y votar además los de su distrito en la página Decide Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram