Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Están haciendo un mundo horrible en el que vivir”

Una de las familias de Vigo que hizo huelga de hambre entrega las llaves y se va a una pensión a la espera de soluciones

Una de las tres personas que la pasada semana hicieron una huelga de hambre en Vigo para exigir una solución ante sus inminentes desalojos, Isabel Fernández, finalmente entregará las llaves de su vivienda este mismo viernes y se irá, junto a su hijo de 15 años, a una pensión, a la espera de que las administraciones le den "pronto una solución".

En declaraciones a Europa Press, Isabel ha indicado que el Ayuntamiento de Vigo "se comprometió a pagar" varios días de alojamiento en la pensión, a la espera de que la Xunta le ofrezca "una vivienda en alquiler social". Además ha dicho que el Gobierno local también ha planteado "pagar junto a la Xunta el bono de alquiler" para que esta familia tenga "todo cubierto".

No obstante, según ha manifestado, todavía tiene pendiente de cumplir algunas gestiones administrativas necesarias para que la Xunta le pueda hacer "una oferta oficial de vivienda". En relación a ello, ha criticado que los trámites hacen este proceso "muchísimo" más complicado. "Están haciendo un mundo horrible en el que vivir", ha sentenciado.

Además, ha censurado que hay "muchísimos pisos de la Sareb" sobre los que "la Xunta va haciendo negociaciones a cuentagotas", y el Ayuntamiento tiene otras viviendas en propiedad pero "no los suelta porque dice que son para violencia de género". "No se trata de sacar recursos a unos para dárselos a otros, pero hay para todos y no se está haciendo", ha apostillado.

Pese a todo, ha dicho que ve factible que le asignen una vivienda, lo que ha vinculado a que haya "voluntad política". "Seguiremos con acciones hasta que tengamos una solución, porque Merchi está en la misma situación, lo único que yo entrego hoy y ella el 19", ha comentado sobre otra de las personas que la acompañaron en la huelga de hambre.

Isabel, cuyo último trabajo fue de editora y ahora sólo cobra la pensión de alimentos de su hijo, aunque este viernes se ha mostrado con el ánimo bajo, ha trasladado reiteradamente su voluntad y la de los dos afectados que también participaron en la huelga de hambre, Ricardo Martínez --quien será realojado en una vivienda de la Xunta en Salvaterra-- y Mercedes Pérez, de "seguir luchando". "Somos luchadores", ha mantenido.

De hecho, ha comunicado que este fin de semana los tres, junto a los colectivos sociales que les están apoyando, se reunirán y decidirán cuáles son las siguientes acciones. "No somos un caso anecdótico. Esto está pasando constantemente, pero hay mentalidad de que el pobre es pobre porque se lo ha buscado", ha lamentado, antes de apuntar que las administraciones "ponen a la gente contra las cuerdas".