Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudad de perros

Los más de 270.000 canes censados en Madrid son una presencia constante. Sus dueños intentan lograr que la ciudad se abra a sus derechos en una urbe

Desde ayer, jueves, en la lista de lugares en Madrid a los que se puede acceder con perro hay que añadir La Casa Encendida. La razón: el centro se ha convertido en una de las sedes de Capital Animal, festival que se erige como “el primer encuentro de pensamiento y acción animalista” y que pretende sensibilizar sobre la condición de ser vivo con sentimientos que poseen los animales mediante actividades en las que se mezclan arte, cultura y pensamiento.

La pintora Rebeca Khamlichi, con Pena, de ocho años, y la pequeña Banana, uno de los galgos que ha rescatado con su organización Las Muy Perras.
La pintora Rebeca Khamlichi, con Pena, de ocho años, y la pequeña Banana, uno de los galgos que ha rescatado con su organización Las Muy Perras.

Este cambio de paradigma, que ha transformado a los animales en miembros de la familia, ha procurado un nuevo consumo de ocio que recoge, por ejemplo, la guía Sr.Perro.com, donde hay cientos de direcciones para que los dueños no tengan que dejar a su mascota en casa.

Ruth Toledano, una de las organizadoras del festival, es dueña de un gato y tres canes: “Todos adoptados”, apunta. Cuando se refiere a ellos, lo hace con el término “familia”. Por eso, a la hora de frecuentar bares, restaurantes, tiendas y galerías de arte busca una oferta que se adapte a toda su troupe: “No apoyo sitios en los que no me dejen entrar con mi familia. Vaya con o sin mis perros”. La prohibición de que entren animales en los establecimientos es solo una de las trabas con las que se encuentran las personas a la hora de incluir a sus mascotas en su vida social.

Un impedimento que se acentúa a la hora de organizar las vacaciones de verano: una época en la que se producen abandonos masivos de mascotas. En 2014 —la cifra de 2015 aún no ha sido publicada— fueron 130.000; de ellas, 106.000 perros. “Es fundamental controlar los perros utilizados para la caza, de donde surgen la mayoría de los abandonos, y fomentar la esterilización para evitar camadas no deseadas y también que los cachorros se vendan en tiendas”, explica Nacho Paunero, presidente de la protectora El Refugio.

Cacas vergonzosas

La publicación, hace escasas semanas, de un mapa de excrementos caninos por el Ayuntamiento de Madrid es para Toledano una buena iniciativa; pero recuerda que la responsabilidad no es de los perros —en Madrid ascienden a 270.281—, sino de sus amos. El informe, que ha sacado los colores a distritos como Puente de Vallecas, Entrevías o Salamanca por ocupar los primeros puestos de suciedad perruna, tendrá una versión ampliada en junio. Que se publique ahora, según informa el equipo de la alcaldesa, Manuela Carmena, no es más que el resultado de un trabajo conjunto entre las áreas de Salud, Medio Ambiente y Seguridad para concienciar de que el cuidado de la ciudad es cosa de todos.

La cantidad de excrementos caninos que se encuentran en la calle tiene para Ajo, dueña de Musa y autora del poemario Laperrina y yo (Espasa), dos motivos. El primero es que “algunos dueños son unos guarros”; el segundo, la falta de puntos con bolsas para que los dueños hagan acopio de ellas durante los tres o cuatro paseos diarios que el animal necesita. Una coyuntura que conocen desde el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento: “Sabemos que no hay suficientes puntos con bolsas. Lo que se trabaja es la corresponsabilidad para tener una ciudad limpia”. Un propósito que el Consistorio refuerza con carteles en los 21 distritos de la ciudad con mensajes como: “Suerte es tener un barrio limpio”.

Lujo de mascota

Ajo y Musa llevan juntas nueve años y están pegadas la una a la otra las 24 horas del día. La poetisa, vecina de Malasaña, asegura que otro de los problemas de tener perro en la urbe es la ausencia de zonas caninas, al estilo de parques infantiles. También, los costosos tratamientos veterinarios. Una cuestión que podría solucionarse creando un hospital municipal veterinario: “Con un hospital público para animales se crearían más puestos de trabajo”, dice Ajo. Un proyecto que de momento no se convertirá en realidad, tal y como aclara el equipo de Carmena.

En términos fiscales, tener un perro es un lujo. Lo dice el 21% de IVA con el que se gravan los animales. Este asunto lo ha abordado la Plataforma Contra la Subida del IVA Veterinario, que pide una bajada hasta el 10%, que es la misma carga que tiene, por ejemplo, la compraventa de arte. La pintora Rebeca Khamlichi, que tiene una galga adoptada (Pena, de ocho años y medio) y otra en acogida (la pequeña Banana) también aboga por esta reclamación y sube la apuesta: “Los perros que se sacan de la perrera deberían tener bonificaciones, porque estás quitando carga a la perrera y al Ayuntamiento”, opina. Khamlichi, junto con la artista Mari Quiñonero, ha creado Las muy perras: una iniciativa para rescatar galgos que desde el pasado febrero, mes en el que termina la temporada de caza, está en marcha: “Lo que para los galgueros es basura, para nosotras son tesoros. En dos meses hemos recaudado más de 3.000 euros y hemos recogido 13 galgos”. La medicación (análisis, esterilización, vacunas) para poner al día a los perros cuesta unos 150 euros; gastos que costean subastando objetos en la web del proyecto.

La exposición 'Capital Animal' en La Casa Encendida.
La exposición 'Capital Animal' en La Casa Encendida.

La concienciación y adopción de animales es la causa de Khamlichi, de las protectoras y ahora también del Ayuntamiento. A finales del pasado año, el Consistorio anunció su intención de construir un centro de adopción en el parque de El Retiro, pero no han podido dar una fecha concreta de cuándo se materializará el proyecto y confirman que no habrá una bonificación por ello. El sacrificio, otro de los aspectos que más preocupa a los animalistas, también ha sido abordado por el Consistorio de Carmena. La medida, llamada sacrificio cero, fue tomada a finales del pasado año, atañe a gatos y a perros y deroga la ley vigente desde 1990. Una modificación que Khamlichi celebra: “Cada vida es única y extraordinaria. Y por eso mismo a cada una se le debe tener respeto”.

Gabinete de curiosidades (y luchas) animales

Sergio C. Fanjul

Capitalismo viene capital y capital viene de caput, cabeza en latín: el término capital comenzó refiriéndose a la cantidad de cabezas de ganado que alguien poseía. Esta era su riqueza. "Así de profunda es la conexión de este sistema con el trato atroz que los animales humanos damos a los animales no humanos. Ahí está también el fundamento de la violencia inherente a nuestras sociedades", dice Rafael Doctor Roncero, comisario de arte, animalista y fundador, junto con Ruth Toledano, Concha López y otros del festival Capital Animal.

Se trata de una forma de concienciar sobre los derechos de los animales utilizando como única arma la cultura, y tendrá lugar hasta finales de junio sobre todo en La Casa Encendida, pero también en otros centros como los museos Reina Sofía y Lázaro Galdiano, Matadero, Calcografía Nacional, además de decenas de galerías de arte, restaurantes y tiendas veganas, librerías y espacios. "Es un proyecto tan novedoso que no hemos encontrado otra iniciativa igual en el mundo para poder inspirarnos", afirma Doctor Roncero.

Uno de los principales eventos es la exposición Animalista, en La Casa Encendida, que consta de tres partes. Representación es una suerte de gabinete de curiosidades en el que se recopilan más de 200 obras de artistas basadas en animales (a pesar de su enorme peso mediático actual, solo hay dos gatitos) y se colocan caóticamente ocupando obsesivamente las paredes, como huyendo del horror vacui, y tratando de representar la exuberancia de la naturaleza. La sección Violencias, en un tono más duro, gravita sobre el daño que los humanos producen a los animales, y no es apta para todos los estómagos. En Respuestas lo que se trata son los movimientos que reaccionan contra esa violencia, contra la dieta carnista, el abandono de animales o su utilización para el vestido o el ocio.

Y es que vivimos tiempos en los que el animalismo, al igual que otros movimientos sociales, vive un momento de auge, tal vez recogiendo algo de la indignación que produce la crisis y empujado por la fuerza de denuncia de la redes sociales. Sobre temas como este se hablará en el I Encuentro de Pensamiento y Acción Animalista que organiza Ruth Toledano, también en La Casa Encendida, que tratará el movimiento desde muchos puntos vista: el arte, el derecho, la política, la literatura, la filosofía o la educación, con ponentes de primer nivel en todos estos ámbitos como Fernando Grande-Marlaska, Elvira Lindo, Juan Carlos Monedero, Ouka Leele o Manuel Rivas.

Todo ello salpimentado con proyecciones cinematográficas, conciertos, talleres o actividades infantiles. Durante este fin de semana los visitantes podrán retratarse con sus perros y gatos porque, otra novedad, es que a partir de ahora La Casa Encendida permitirá el paso a lasmascotas. Otros actos del festival serán actuaciones como las de Niño de Elche, María Lavalle, la micropoetisa Ajo, una feria gastrovegana, un encuentro con Rosa Montero o la conferencia del premio Nobel de Literatura J.M. Coetzee.

¿Qué impacto esperan los organizadores de una iniciativa como esta, dentro lo que se llama activismo cultural? "Nuestro fin es concienciar y visibilizar", dice Toledano. "De hecho, ya hemos conseguido atraer el interés de muchos de los trabajadores de La Casa Encendida por los problemas de los animales y esperamos hacerlo con el de todas las personas que participen en las actividades del festival. Se trata de llegar a la opinión pública, para que esa opinión genere políticas efectivas. El arte es un acto de creación, pero también de creación del mundo".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram