Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña se prepara para otro año récord, con 18 millones de turistas

Hoteles, puertos y aeropuertos trabajan ya a destajo para el verano más multitudinario de las últimas décadas

Turistas recién llegados al puerto de Barcelona.
Turistas recién llegados al puerto de Barcelona.

Cataluña, y en particular Barcelona, se prepara para otra temporada turística récord. Hoteles, puertos y aeropuertos trabajan ya a destajo, incluso con más contrataciones que el año pasado, para el verano más multitudinario de las últimas décadas. Si se mantiene la tendencia de los primeros meses, el año se saldará con más de 18 millones de viajeros extranjeros, un 3% más que en 2015, y unos ingresos de más de 16.000 millones, según las estimaciones de la Generalitat.

“Barcelona y Girona han tenido un buen invierno y un buen primer trimestre. Las previsiones de Barcelona para los tres próximos meses son también buenas”, confirma Joan Molas, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Restauración de Cataluña. “Todas las previsiones nos hacen pensar que será así. Las cifras hasta ahora son mejores que las del año pasado”, apunta Ramon Ramos, Director del Patronato de Turismo Costa Brava Girona. Desde Tarragona, el gerente del Patronato de Turismo Octavi Bono está de acuerdo: “Tenemos expectativas positivas de crecimiento”.

Alrededor del 65% de los turistas internacionales que llegan a Cataluña lo hacen mediante transporte aéreo. El aeropuerto de El Prat concentra la mayoría de los vuelos y este año ya se está preparando para afrontar la temporada. Desde el aeropuerto explican que las aerolíneas han ofertado casi 36 millones de asientos para la temporada de verano, que va del 27 de marzo al 29 de octubre. Esta cifra representa un aumento del 12,7% respecto a 2015. Vueling, principal aerolínea de El Prat, afronta la mayor operativa en los 12 años de historia de la compañía con 400 rutas en más de 160 destinos en Europa, Oriente Medio y Norte de África.

El Puerto de Barcelona se prepara para recibir unos 2,6 millones de cruceristas este año, una cifra que de cumplirse igualaría el récord de 2011. Están previstas 750 escalas de cruceros. El fin de semana con más pasajeros será el primero de julio, con un total de 62.166 cruceristas.

Los turistas franceses (5 millones en 2015) y los británicos (1,9 millones) son los colectivos turísticos más numerosos, seguidos de Alemania, Italia, Países Bajos y Bélgica. “La perspectiva que tenemos después de hablar con las operadoras turísticas es que las expectativas para recibir turistas de mercados de proximidad europeos son buenas”, explica Molas. Más allá de los mercados habituales, apunta que también hay buenas perspectivas de atraer gente de países que habitualmente no veranean en Cataluña. “Irlanda, que tiene un turismo de tipo más familiar está demandando y comprando vacaciones en Cataluña. Del mercado polaco también nos llegan buenas cifras. Y de Suiza”.

Desde la Unión de Hostelería y Turismo de la Costa Brava-Centro, el gerente Martí Sabrià se muestra más cauto. “Nos gustaría que este año fuera mejor que el anterior, pero creo que será parecido”. El principal colectivo internacional que se aloja en los establecimientos de esta zona costera son los franceses, por la proximidad con la frontera.

En 2013, el turismo ruso en Cataluña alcanzó su máximo con casi un millón de visitantes. La tendencia se ha invertido desde entonces a causa de la crisis económica y la devaluación del rublo. Este año algunos actores señalan que podría volver a crecer ligeramente, después tras haber caído a la mitad.

El empleo podrá crecer un 3%

Pese a que los turistas internacionales crecieron de 2014 a 2015, la población ocupada en el sector turístico durante el tercer trimestre (de julio a setiembre) pasó de 410.000 en 2014 a 406.000 en 2015. En el resto de trimestres sí se produjeron aumentos de alrededor del 4%.

Joan Molas calcula que si la demanda y el crecimiento son como se prevén, la contratación en este sector podría crecer entre un 2,5% y un 3% más que el año anterior. Una previsión que comparte Martí Sabrià: “En 2009 y 2010 tocamos fondo y ahora estamos volviendo a nuestros índices”.