Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “El fracaso de la política española desconcierta a Europa”

El presidente de la Generalitat resta importancia a la ausencia de encuentros con líderes europeos en su viaje a Bruselas: "Cuando queramos reunirnos lo conseguiremos"

El presidente catalán, Carles Puigdemont, junto al conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, durante su vista al puerto de Gante.
El presidente catalán, Carles Puigdemont, junto al conseller de Asuntos Exteriores, Raül Romeva, durante su vista al puerto de Gante. EFE

Las entrevistas que el presidente catalán, Carles Puigdemont, ha mantenido desde su llegada a Bélgica este sábado en su primer viaje oficial al exterior no solo le han servido para fortalecer el apoyo de los nacionalistas flamencos hacia el proceso independentista que lidera, también para recoger un sentir que percibe continental acerca de la repetición de las elecciones generales españolas: "No somos los únicos preocupados por el fracaso de la política española, es una situación que desconcierta a Europa como hemos podido comprobar estos días", ha asegurado sin detallar el origen de esa inquietud. Frente a esa falta de acuerdo entre las formaciones españolas, Puigdemont contrapuso el modelo catalán: "Deberían tomar nota y ejemplo de lo que hemos hecho en Cataluña", afirmó en referencia al acuerdo de última hora que permitió formar Gobierno en Cataluña pero que forzó la salida de Artur Mas.

El líder independentista se ha reunido este domingo en Gante (Bélgica) con el presidente del Parlamento Federal belga, Siegfried Bracke, que como el resto de dirigentes con los que se ha visto durante su estancia en Flandes, pertenece a la N-VA, la formación nacionalista flamenca que gobierna la región. Puigdemont ha restado importancia al hecho de que en su gira de tres días no será recibido por ningún líder europeo pese a que la permanencia o no de Cataluña en la UE es una de las incógnitas clave por despejar en caso de independencia. Su visita de este lunes a Bruselas, sede de las principales instituciones comunitarias, se limitará a un encuentro con la delegación del Gobierno catalán en la capital belga: "Ya llegará el momento de hablar con quien haya que hablar. El día que queramos ver a un comisario europeo o a alguna autoridad lo propondremos y lo conseguiremos", señaló tajante.

La soledad institucional de la visita catalana a Bruselas contrasta con la intensa actividad de antecesores como Pasqual Maragall en 2005, que se reunió con José Manuel Durão Barroso y Josep Borrell, entonces presidentes de la Comisión y el Parlamento respectivamente, o la de Artur Mas en 2013, que se vio con tres comisarios, entre ellos el exresponsable de Economía, el finlandés Olli Rehn. Precisamente el antaño portavoz de Rehn, Amadeu Altafaj, representante de la Generalitat ante la UE desde el pasado año, ha acompañado en su viaje a Puigdemont, que también ha estado arropado por el consejero de Asuntos Exteriores, Raül Romeva. Las autoridades catalanas han justificado la ausencia de encuentros de alto nivel con representantes europeos bajo el argumento de que la visita responde a una invitación del Gobierno de Flandes.

La cuestión territorial, el Brexit y la situación de la UE han sido los temas que ha abordado en las reuniones que viene manteniendo con líderes flamencos desde este sábado, con los que Puigdemont afirma que existe una comprensión especial. Tras su encuentro con el responsable de la Cámara belga, se ha embarcado durante dos horas en el puerto de Gante, el tercero más importante del país. Antes de zarpar, ha dejado claro que tiene pocas esperanzas en que el futuro presidente español desbloquee la situación. "No es un problema de una persona o un partido, sino de un sistema político que no tiene voluntad de encontrar una respuesta política a la situación de Cataluña".

El presidente también se ha referido a los resultados de la encuesta publicada este domingo por EL PAÍS, que sitúa al PP como la formación más votada en medio de un aumento de la abstención. "Si la voluntad de los electores españoles es que el PP gobierne lo respetaremos igual que hay que respetar que la mayoría de catalanes quieran un Gobierno independentista", y quitó hierro a que ERC no haya querido reeditar la coalición Junts Pel Sí para la cita electoral y prefiera presentarse por separado. "Vamos con un objetivo común", zanjó.

Más información