Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento bajará a 70 kilómetros por hora la velocidad máxima en un tramo de la M-30

Los nuevos radares y foto-rojo avisarán por carta durante el periodo de pruebas de las infracciones pero sin multar, una medida que comienza ya en la avenida de Córdoba

Señal del nuevo radar de tramo de la avenida de Córdoba. Ampliar foto
Señal del nuevo radar de tramo de la avenida de Córdoba.

El Ayuntamiento de la capital, dirigido por Manuela Carmena (Ahora Madrid), ha decidido rebajar la velocidad máxima en un tramo de la M-30 de 90 a 70 kilómetros por hora de forma provisional, para medir el descenso de ruido que se alcanzaría con esta medida; en caso de que se produjera una reducción significativa, se adoptaría con carácter definitivo, aunque solo en ese tramo en particular, entre los kilómetros 19 y 21 de la autovía (entre la calle de San Pol de Mar y el puente de los Franceses). Además, el Ayuntamiento ha decidido avisar por carta a todos los conductores que rebasen los límites de velocidad, accedan sin permiso a un área de prioridad residencial, o se salten un semáforo en rojo en un punto controlado por un radar o un mecanismo automático que aún no esté en funcionamiento pero sí en pruebas.

Disminución de velocidad en la M-30. A partir del próximo 3 de mayo, se rebajará el límite de velocidad a 70 kilómetros por hora (y así se irá avisando ya desde hoy en los paneles informativos, puesto que se multará a quién lo rebase) en la calzada más próxima a las viviendas (en sentido norte). Entre el día 10 y el 17 de mayo se ampliará la medida al otro carril (sentido sur). El Ayuntamiento medirá los niveles de ruido en los tres escenarios (a 90 por hora en ambos carriles, a 70 en uno sólo, y a 70 en los dos), y tomará la decisión de bajar la velocidad en ambas direcciones, sólo en sentido norte o en ninguna. La concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha recalcado que se trata de una medida puntual sólo para ese tramo; el protocolo para días de alta contaminación sí prevé reducir la velocidad a 70 kilómetros por hora en toda la autovía cuando disminuya la calidad del aire.

La Dirección municipal de Sostenibilidad concluyó en febrero que, cambiando el asfalto de la autovía por uno que absorba el ruido y rebajando la velocidad máxima, se podrían reducir “de forma significativa” las molestias que sufren las viviendas del entorno del paseo del Marqués de Monistrol. La reducción a 70 por hora vendría facilitada además porque el carril en sentido norte sale en esa zona de un túnel en el que la velocidad máxima ya tiene esa limitación. Las mediciones de ruido a 90 por hora se están realizando ya desde el pasado lunes 18.

Aviso de radares en pruebas. Hasta ahora, cada vez que entraba en funcionamiento un radar de velocidad, una cámara en los accesos a un área de prioridad residencial o un foto-rojo (que multa a quien se salta un semáforo), el Ayuntamiento realizaba pruebas técnicas pero no informaba de ellas a los conductores; se señalizaba con antelación su ubicación, eso sí, y se avisaba en el momento en el que se ponía en marcha su actividad sancionadora.

A partir de ahora, durante la última fase de pruebas técnicas del aparato se enviará al conductor que haya cometido una infracción (circular a mayor velocidad de la permitida, acceder sin permiso a un área de prioridad residencial o saltarse un semáforo en rojo) una carta indicándole que, en el caso de que la maquina ya estuviera en marcha de forma oficial, se le habría multado. Se le mandará una carta por cada infracción cometida, pero en ningún caso se le multará, puesto que el dispositivo aún estará en pruebas.

El gobierno municipal tiene previsto ampliar el área de prioridad residencial de Ópera y Sol a lo largo de este año, y crear otras dos en 2017 en los barrios de Justicia y Universidad. Respecto a los dispositivos foto-rojo, pondrá en marcha a lo largo de este año otros nueve, que se sumarán a los 26 en funcionamiento. Pero la iniciativa anunciada esta mañana comenzará con el radar de velocidad que ya está en pruebas en la avenida de Córdoba.

Tal y como adelantó EL PAÍS, el Ayuntamiento está probando ya el primer radar de tramo en la ciudad. Está ubicado entre la glorieta de Cádiz y la calle de Tolosa Latour, en un trecho de un kilómetro de longitud en el que se han registrado varios accidentes mortales en los últimos años. Durante el primer periodo de pruebas (de seis meses), se realizaron más de 600.000 mediciones; el 3% (18.000 vehículos) superaron el límite de 50 kilómetros por hora; se detectó además a 18 conductores que iban a más de 100 por hora.

Este radar entrará en funcionamiento de forma oficial el próximo 1 de junio, pero, entre el 23 de abril y el 31 de mayo, los conductores que cometan una infracción recibirán una carta avisándoles. Esta medida (que en este caso difícilmente tendrá mucha incidencia, puesto que las misivas puede que lleguen cuando el radar ya esté multando) se repetirá cada vez que se ponga en marcha un nuevo dispositivo de control en la ciudad.

Nueve foto-rojos en 2016

El Ayuntamiento bajará a 70 kilómetros por hora la velocidad máxima en un tramo de la M-30

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado la puesta en funcionamiento en los próximos meses de 14 dispositivos de foto-rojo (cámaras que multan al rebasar un semáforo en rojo). El listado completo se puede consultar en este gráfico, pero esta mañana el gobierno municipal ha avanzado que este año entrarán en funcionamiento nueve de ellos, en las siguientes ubicaciones: la calle de Velázquez con Joaquín Costa; Monforte de Lemos con Finisterre; la carretera de Boadilla a Carabanchel con la calle de Villaviciosa; la avenida de la Peseta con la calle del Barrio de la Fortuna; Alberto Aguilera con Galileo; la plaza de Fernández Ladreda; la avenida de América con la calle de Cartagena; el camino del Barrial con la calle de Fernando Lázaro Carreter; y Antonio López con la plaza del Marqués de Vadillo.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram