Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La división de JxSí y la CUP dificulta los Presupuestos

Los grupos votan diferente en la mayoría de puntos de dos mociones sobre las cuentas

La diputada Eulàlia Reguant indica el sentido del voto.
La diputada Eulàlia Reguant indica el sentido del voto. EFE

Aprobar los Presupuestos de 2016 será una tarea difícil para el Gobierno catalán. La complicación se evidenció ayer: Junts pel Sí y la CUP mostraron una disparidad profunda de criterio en dos textos alusivos a las futuras cuentas, uno del PSC y otro, muy similar, de Catalunya Sí que es Pot. En las dos iniciativas hubo diferencias, lo que augura más complicaciones para el sí a los Presupuestos, que saldrán a la luz en mayo. La previsión del Ejecutivo es que estén ratificados en julio, y pese a las divergencias confía en que la CUP dé su brazo a torcer.

Los anticapitalistas y Junts pel Sí discreparon en la mayoría de puntos de las mociones de la izquierda, muy similares entre sí. En más de veinte ocasiones votaron diferente. Entre los puntos en los que no hubo consenso, destacan la reforma del impuesto de sucesiones, la limitación salarial de altos cargos, la reducción de personal de confianza en el Gobierno catalán, la reestructuración de la deuda de la Generalitat, la lucha contra el fraude o la modificación de los tramos del IRPF.

No es la primera vez que los dos grupos independentistas votan por separado en el Parlament, una circunstancia que se repite prácticamente en cada pleno. Sin embargo, la situación se agrava por la lejanía en los posicionamientos económicos y la cercanía de la discusión sobre los Presupuestos. Junts pel Sí confía en que impere el pacto de estabilidad firmado para sellar la investidura de Carles Puigdemont, mientras que la CUP se encarga de recordar en cada ocasión que ese acuerdo no garantiza su voto a las cuentas.

Junts pel Sí rebajó la importancia de la división en el pleno de ayer: "Hay sensibilidades diferentes", matizó el presidente del grupo parlamentario, Jordi Turull, que se confesó "optimista" ante la discusión de las cuentas: "Cuando empiecen las negociaciones de los Presupuestos", auguró, los dos grupos acercarán posiciones y sumarán sus votos. "No ser optimista tampoco aporta mucho más", dijo Turull, adaptando una cita de Winston Churchill.

La similitud de las mociones molestó la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, que afeó a Catalunya Sí que es Pot y al PSC que no hubieran unificado sus textos en uno solo para evitar la repetición de votaciones. El ecosocialista Joan Coscubiela respondió atacando a Forcadell por haber "aceptado votar cosas en contra del criterio de los servicios jurídicos", en alusión a la moción de desobediencia impulsada por la CUP. La presidenta del Parlament quiso zanjar el tema: "Yo presido la Cámara y usted haga de portavoz, que es lo que toca".