Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras cuadrará las cuentas con ingresos que negociará con Hacienda

El Ejecutivo catalán revisa la 'deuda en la sombra' de la Generalitat para renegociarla

El secretario de Economía, Pere Aragonès.
El secretario de Economía, Pere Aragonès.

El Ejecutivo catalán cuadrará los Presupuestos que llevará al Parlament en mayo medidas que deberá negociar con el ministerio de Hacienda para evitar nuevos recortes del gasto público. “Habrá un incremento de los ingresos, pero de forma paralela pondremos sobre la mesa medidas que ha de aportar el Gobierno del Estado”, aseguró el secretario de Economía, Pere Aragonès. El Ejecutivo catalán también ha puesto en marcha, según Aragonès, los “procedimientos internos” para revisar la financiación estructurada de la Generalitat, es decir, la deuda en la sombra, que el año pasado ascendía a 30.839 millones de euros. “Estamos viendo las posibilidades que hay desde el punto de vista jurídico y los ahorros que podría haber”, aseguró.

El Gobierno catalán prevé llevar los Presupuestos al Parlament a finales de mayo. Para entonces, el Ejecutivo en funciones de Mariano Rajoy debería haber concluido con la Comisión Europea un nuevo calendario para bajar el déficit del sector público español de la barrera del 3% del PIB que exige el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Sin apartarse del discurso de la disciplina fiscal, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró el viernes tras el Consejo de Política Fiscal y Financiera que en caso de lograr más tiempo se repartiría entre todas las administraciones, por lo que la Generalitat podría contar más margen.

Pero hoy sobre la mesa hay, según las estimaciones de la Generalitat, un ajuste de más de 3.400 millones de euros. En una entrevista a EL PAÍS, Pere Aragonès reiteró que no habrá ni recortes de gasto ni privatizaciones. El Ejecutivo revisará algunos impuestos, pero no bastará.

“Estamos comprometidos en reducir la dependencia del Presupuesto respecto a los mercados financieros, lo cual supone reducir el déficit. Si queremos que ese camino no vaya acompañado de recortes de gasto social debe haber más ingresos. Y en el Presupuesto de 2016 habrá un incremento de ingresos, pero pondremos sobre la mesa de forma paralela al Presupuesto medidas que ha de aportar el Gobierno del Estado”, afirmó.

El Presupuesto de 2014, elaborado por el exconsejero Andreu Mas-Colell, ya contenía tres partidas que sumaban 2.318 millones que se fiaban a la negociación con Hacienda. Aragonès no quiso concretar si esa sería la fórmula que se emplearía. “Es una posibilidad que está encima de la mesa”, afirmó. “Hay varias posibilidades sobre la mesa no todavía no podemos determinar por cuál optaremos”, añadió. Entre esas posibilidades hay desde volver a incluir deudas históricas del Estado con Cataluña hasta el interés al 0% de los préstamos del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), lo cual rebajaría la carga de los intereses.

Según afirmó Aragonès, en las últimas semanas el Gobierno ya está hablando con la CUP, aunque considera que la propuesta “podrá ser asumida” tanto por la formación anticapitalista como por otras fuerzas. El Ejecutivo de Carles Puigdemont, además, avanza en un frente al que se comprometió en la declaración independentista del 9-N: la renegociación de la deuda y los estructurados.

Los intereses de la deuda ya se redujeron el año pasado un 35%, y este año la Generalitat espera seguir haciéndolo por “el efecto combinado” del FLA y de la renegociación de préstamos, que “reflejan la evolución de los tipos de interés”. Por otro lado, la Generalitat examina la financiación estructurada. “Muchos son contratos muy blindados, pero creemos que hay margen para poder generar ahorro”, dijo.