Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair apuesta por El Prat como ‘hub’ europeo

La compañía irlandesa empezará a ofrecer el servicio de transfer desde Barcelona y Stansted

Un avión de Ryanair despega en el Aeropuerto de El Prat, Barcelona.
Un avión de Ryanair despega en el Aeropuerto de El Prat, Barcelona.

El aeropuerto de El Prat se convertirá este verano en un campo de pruebas para la aerolínea irlandesa Ryanair. Empezará a ofrecer el servicio de transfer desde Barcelona y Stansted (Londres), con el objetivo de evaluar la posibilidad de extender al resto de sus aeropuertos la posibilidad de que un pasajero que tenga que hacer escala no tenga que pasar dos veces por los controles de seguridad y por la facturación de maletas. La low cost intenta así aproximarse a su gran rival en Barcelona, Vueling.

La aerolínea irlandesa de bajo coste Ryanair continúa su aproximación al perfil de las compañías tradicionales. De momento, sus pasajeros que vuelen a Londres y Barcelona podrán cambiar de avión sin las molestias de tener que volver a realizar todos los trámites necesarios cuando se entra en la zona restringida a pasajeros de cualquier aeropuerto. Para Barcelona la apuesta de Ryanair es importante, porque elevaría la función del aeropuerto como hub —centro de conexiones internacionales—, reivindicación de la última década de políticos e instituciones. Actualmente, apenas un 6% de los pasajeros que pisan el aeropuerto (40 millones) lo hacen con el único objetivo de volar a otra ciudad, sin salir de sus instalaciones.

Inicialmente, Ryanair solo podrá ofrecer ese servicio entre sus propios vuelos, ya que no ha cerrado ningún acuerdo de colaboración con otra aerolínea, pero fuentes del sector consideran que quieren probar el servicio con vistas al cierre de algún acuerdo con otras aerolíneas en el futuro. Ryanair negocia, por ejemplo, con Norwegian Air la posibilidad de alimentar sus vuelos de largo radio que van a Norteamérica.

La prueba piloto se prolongará entre tres y seis meses y las conclusiones que saque la compañía servirán para decidir si generaliza esa actividad al conjunto de sus vuelos y aeropuertos, según avanzó la publicación especializada Flightglobal. Fuentes de Ryanair confirmaron los planes. “Si el test tuviera éxito, se plantearía extenderlo”, señala la compañía mediante un correo electrónico, en el que destaca que es un nuevo planteamiento para mejorar la experiencia de sus clientes.

Fuentes de AENA confirmaron que Ryanair ya les ha hecho consultas para iniciar vuelos de conexión desde El Prat, donde operan en la Terminal 2, instalaciones en las que tienen espacio para aumentar su oferta de vuelos. La mayor complejidad del transfer reside en los servicios de handling —gestión de maletas, que Ryanair autogestiona—, ya que son los responsables de que las maletas que tienen que cargarse en otro avión sean derivadas correctamente y no se queden en tierra.

Barcelona es actualmente el mayor aeropuerto español en el que opera la aerolínea, con 5,69 millones de pasajeros el pasado año. Y es el lugar donde la compañía irlandesa quiere librar batalla con Vueling, que tiene más de 14 millones de pasajeros. La firma de bajo coste propiedad de Grupo IAG empezó a realizar vuelos de conexión en la capital catalana en 2010. En su caso, no obstante, ha desarrollado ese modelo con otras aerolíneas con las que mantiene códigos compartidos con las aerolíneas de su mismo grupo (British Airways e Iberia) y ha firmado acuerdos interlínea con Qatar Airways, American Airlines, Royal Jordanian, Cathay Pacific y Hainan Airlines. Otra compañía low cost que ofrece este tipo de servicio en el aeropuerto de El Prat es Norwegian.

 

El 85% de los pasajeros viajan a Europa

El Aeropuerto de Barcelona ha incrementado un 31% los pasajeros de vuelos intercontinentales entre 2010 y 2015, hasta un total de 5,61 millones de viajeros el año pasado. Ese peso equivale a un 15% del total del aeropuerto, que cuenta con 34 rutas con 234 frecuencias semanales. El Comité de Desarrollo de Rutas Aéreas prevé impulsar las conexiones con Asia y América los dos próximos años, con el objetivo de captar entre dos y cuatro enlaces cada año. Ya se ha acordado un vuelo con Washington, otro a São Paulo y más frecuencias a Nueva York.