Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos enfermeros dudan de que una pelota de goma hiriese a Quintana

El artefacto “produce como un círculo abombado hacia fuera” que la víctima “no tenía”

Ester Quintana
Ester Quintana en la entrada de la Audiencia de Barcelona.

Dos enfermeros han sembrado hoy dudas en el juicio por el caso Quintana. Los profesionales del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) atendieron a Ester Quintana cuando fue herida por los Mossos d’Esquadra la noche del 14 de noviembre de 2012. Ambos han declarado este miércoles como testigos en el juicio y han afirmado que las lesiones que presentaba la mujer no se corresponden con pelotas de goma. Sus palabras, que ya habían pronunciado ante el juez de instrucción, chocan con las tesis de la Fiscalía y de la acusación particular y, también, con los informes forenses, que ven compatibles las lesiones con el impacto de uno de esos artefactos. El Departamento de Interior, que ha dado seis versiones distintas de lo ocurrido aquella noche, siempre ha negado que se usaran pelotas de goma en la zona donde fue alcanzada Quintana, entre el paseo de Gràcia y la calle de Casp de Barcelona.

En la tercera sesión del juicio contra dos mossos acusados de reventar el ojo izquierdo a Quintana, los enfermeros han puesto en duda las tesis de la acusación sobre el mecanismo que causó esa mutilación. “La lesión de Quintana, ¿podía ser por una pelota de goma?”, han preguntado las abogadas de los dos policías, Olga Tubau y Lydia Lajara, al primero de los enfermeros. “No. He visto otras [lesiones por pelotas de goma] y no me lo pareció”, ha dicho el profesional del SEM, que no obstante observó heridas por pelota en otras zonas del cuerpo (como las piernas) pero no en los ojos. El impacto de una pelota de goma, ha agregado, “produce un efecto ventosa, como un círculo y abombado hacia el exterior, que no presentaba Quintana”. El sanitario ha añadido que pensó que las lesiones de la mujer, de 46 años, podían ser resultado del “impacto de un objeto contundente”.

La declaración del segundo enfermero ha ido en la misma línea. Ha explicado que, anteriormente, había atendido a otra persona herida en un ojo, supuestamente, por una pelota de goma durante los altercados por la celebración de un título del Barça. “Cuando vio a Quintana, pensó que era una pelota de goma?”, han reiterado las abogadas. “Mi experiencia se limita solo a dos casos, pero no se parecían en nada el uno al otro”. En el caso del joven herido en la celebración azulgrana, “había un hematoma y toda la zona estaba muy inflamada, como una pelota de tenis”. Esos síntomas, en cambio, no estaban en Quintana, que presentaba “estallido en el globo ocular”, mientras que su cara tenía un “aspecto normal”.

La abogada de Quintana, Laia Serra, resta importancia a las declaraciones de los dos enfermeros, ya que son meros testigos de lo ocurrido y no han declarado en calidad de expertos. Los informes forenses, además, avalan la tesis de que las heridas de Quintana con “compatibles” con pelotas de goma.

En la vista de hoy se ha escuchado también la declaración de una mujer que, la noche del 14-N, estaba esperando un autobús en la plaza de Urquinaona. La mujer escuchó cómo un mando de los Mossos preguntaba a algunos agentes si habían disparado pelotas de goma. “¿Tú has tirado bolas?”, oyó decir. No escuchó, sin embargo, la respuesta. La escena ocurrió alrededor de las 23 horas, o sea, más de dos horas después de que Quintana fuera herida.

Más información