Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘príncipe gitano’ de Galicia, detenido en una redada por extorsión en mercadillos

Sinaí Giménez, 'el Obama gallego', arrestado por pertenencia a una red que impedía la venta ambulante a familias zamoranas

Sinaí Giménez en el momento de la detención.

Dos redadas policiales contra clanes gitanos en la provincia de Pontevedra en apenas 24 horas han concluido esta pasada madrugada con la detención en Tomiño de dos de los máximos dirigentes de esta etnia, el considerado príncipe de los gitanos, Sinaí Giménez, y su hermano Saúl, en medio de un enorme operativo de agentes de la Guardia Civil contra la extorsión en mercadillos ambulantes.

La primera de las operaciones se centró, una vez más, en un histórico y nunca desmantelado centro de distribución de estupefacientes en la ciudad de Pontevedra, conocido como O Vao, que se saldó con seis detenidos por tráfico de drogas. Luego, el segundo objetivo de la Benemérita se desvió a las seis de la madrugada a la cuna del máximo consejo gitano, el fortín que el autoproclamado rey, Olegario Giménez, posee en la localidad de Amorín, donde reside con su numerosa familia.

Entre los siete arrestados en esta segunda redada, Sinaí Giménez -el miembro más mediático del llamado clan de los Morones, que se presentó a las pasadas elecciones como candidato a la alcaldía de Vigo, rebautizado como el Obama gallego- es el principal investigado en las diligencias abiertas por un juzgado de Cangas por denuncias de continuas extorsiones a vendedores gitanos de Zamora hasta obligarles al destierro.

En medio del operativo policial, el patriarca –que podría estar en la lista de detenidos- tuvo que ser trasladado a un hospital debido a la crisis nerviosa que al parecer le provocó una subida de azúcar y por problemas respiratorios.

Las detenciones se han practicado en el marco de un operativo policial en el que han intervenido más de un centenar de agentes en busca de drogas, armas, dinero, incluso explosivos y que todavía se desarrolla en el municipio de Tomiño, donde la llamada 'familia real gitana' posee varias viviendas.

Agentes especiales de la Guardia Civil con la cobertura de un helicóptero y perros adiestrados, continúan realizando registros en la zona que ha sido acordonada por patrullas de Tráfico que han cortado la entrada y salida de vehículos. Los detenidos serán conducidos a la Comandancia de Pontevedra para ser interrogados antes de pasar a disposición judicial.

Los incidentes en los mercadillos se originaron hace más de un año lo que obligó a la policía a intervenir en varias ocasiones y derivaron en la suspensión hasta hoy del de Vigo por decisión del Ayuntamiento. En todas ellas salió el nombre de Sinaí como el que supuestamente ejerce el control de la venta ambulante y el que decidía el reparto de los puestos en los pueblos de la provincia.

Él, sin embargo, lo ha negado siempre en sus continuas comparecencias ante los medios. Se le imputan los delitos de supuesta pertenencia a una organización criminal y extorsión al colectivo zamorano al que supuestamente habría amenazado para apartarlos de la venta ambulante en el sur de la provincia. Los momentos de mayor tensión se produjeron con el destierro de más de 400 gitanos de O Porriño que se vieron obligados a abandonar sus viviendas o el tiroteo de una furgoneta que se saldó con un herido.

El narcotráfico ha sido otra faceta del clan investigada desde hace años. La detención de Marino Giménez hace dos años, otro de los hijos de Olegario, confirmó la venta de estupefacientes con la complicidad de un guardia civil que utilizó el coche patrulla para robar cocaína a unos distribuidores, dando el alto con el arma reglamentaria. El fiscal le pide por ello 12 años de prisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >