Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament reta al Constitucional al reivindicar la declaración del 9-N

La cámara aprueba la moción de la CUP por 71 votos a favor y 52 en contra

Junqueras (I) y Puigdemont, este jueves en el Parlament.

Después de varias semanas de debate, el pleno del Parlament de Cataluña ha aprobado este jueves a mediodía por 71 votos a favor y 52 en contra la moción impulsada por la CUP que reivindica la vigencia de la declaración independentista del 9 de noviembre, anulada por el Tribunal Constitucional.

El texto ha logrado el apoyo de la formación anticapitalista y de Junts pel Sí, excepto en dos puntos: el que "estimulaba a los cargos electos a seguir desatendiendo las peticiones de las instituciones no democráticas del Estado español" ha contado con la abstención de los diputados de Convergència y Esquerra y solo el voto favorable de los 10 parlamentarios de la CUP.

En el caso del punto que solicitaba que los Mossos d'Esquadra desatendieran los requerimientos de la Audiencia Nacional en los procesos judiciales abiertos contra los Ayuntamientos que aprobaron mociones a favor de la declaración del 9-N, Junts pel Sí ha votado en contra y la CUP ha mantenido el voto favorable. Tres grupos de la oposición (Ciudadanos, PSC y PP) ha votado en contra en todos los apartados, mientras que los parlamentarios de Catalunya sí que es Pot no han participado en la votación en señal de protesta por lo que estaba ocurriendo.

La votación ha venido precedida de otra para acordar si se debatía la moción impulsada, pues el PP y Ciudadanos habían pedido que se retirase del orden del día. Esos dos partidos, además del PSC y Catalunya sí que es Pot han insistido en que los servicios jurídicos de la cámara habían advertido de que la moción contravenía la sentencia del Tribunal Constitucional; sin embargo, las dos fuerzas independentistas han impuesto su mayoría.

"La moción es una confrontación buscada y directa con el Constitucional, atenta contra la democracia y el Estado de derecho y no debería votarse", ha dicho Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos, quien ha insistido en que "las instituciones catalanas están haciendo el ridículo nacional e internacional". En la misma línea, la portavoz del PSC, Eva Granados, ha insistido en que se podía estar incumpliendo la sentencia del Constitucional, pendiente de ejecutarse. En consecuencia, ha dicho, el Parlament quedaría situado fuera de la ley.

Por su parte, Joan Coscubiela (Catalunya sí que es Pot) ha insistido en la degradación del Parlament con actuaciones como la que estaba sucediendo. "La Mesa y la Junta de Portavoces ha estado siempre al servicio de la estrategia de Junts pel Sí, que ha ido variando estos días. Estamos levantando humo, humo", ha dicho. Xavier García Albiol, líder del PP catalán, ha sido muy contundente. "Los independentistas están viviendo en un mundo virtual, el mundo de Matrix. Esta moción tiene el mismo valor que un billete de 10 euros del Monopoly. No servirá de nada. Es un autogol a su parroquia, para seguir engañándolos", ha dicho.

Por su parte, la portavoz de la CUP, Anna Gabriel, ha reiterado el discurso de los anticapitalistas. "La legalidad no es nunca un límite cuando tenemos la razón. Lo haremos sin miedo", mientras que el diputado Lluís Llach (Junts pel Sí) ha insistido en que su grupo y la CUP "caminan juntos hacia la independencia". Prueba de ello era la moción.

Más información